Limpiar la zona cero de Tui para levantar 24 casas en ruinas costará 3,2 millones

Aún hay que ver quién asume el coste y cuántas viviendas hay fuera de ordenación

.

TUI / LA VOZ

El desescombro de la zona cero de la explosión de Tui costará 3,2 millones de euros, según el proyecto presentado ayer por el alcalde Carlos Vázquez Padín. «O Concello fixo unha primeira intervención que conseguiu abaratar tamén un custe que no inicio pasaba dos dez millóns», explicó el regidor flanqueado por el arquitecto redactor del proyecto, Francisco Valle Rubín, de Renova Integral, y el gerente urbanístico.

Según explicó Valle, mediante un trabajo con tecnología puntera, empleando drones y con la colaboración de los vecinos, han podido hacer una planimetría del espacio en tres dimensiones para poder comparar el antes y después de la intervención. A partir de ahí se hizo la retirada de los materiales peligrosos como el amianto y todo tipo de elementos con riesgo de convertirse en focos de insalubridad. Esta intervención, asumida por el Concello, ascendió a 400.000 euros y, según indicó el alcalde, ya se ha remitido toda la documentación y la factura a Madrid para beneficiarse de la línea de ayudas extraordinarias que contempla el punto séptimo del acuerdo aprobado en el Consejo de Ministros esta semana. Ahora el Concello remitirá a Delegación de Gobierno el proyecto presentado ayer y que contempla un plazo de tres meses para retirar las 14.000 toneladas de materiales acumuladas a día de hoy en la zona cero de Paramos.

El perímetro de este espacio se ha reducido casi a la mitad gracias a los trabajos avanzados por el Concello de Tui. «La zona cero ha pasado de los 60.000 metros cuadros iniciales a unos 25.000», señaló Francisco Valle.

El gerente urbanístico explicó que todos los materiales se van a machacar para facilitar su gestión, aunque se van a dejar las piedras reutilizables para la futura reconstrucción. Se mantienen en 31 las construcciones totalmente derruídas por la explosión del 23 de mayo. Sin embargo, al limitar el perímetro, quedan 24 viviendas dentro de la zona cero y fuera, otras seis más un taller. Estas últimas podrán ya tramitar los expedientes para su reconstrucción.

La situación dentro del perímetro es distinta. Los técnicos no concretaron ayer cuántas son las viviendas que quedan fuera de ordenación en este espacio. «Entre ocho y diez hay que hacerlas de nuevo y otras podrán reconstruirse», apuntó el gerente, Rubén Vázquez. Sobre el rediseño, se limitó a decir que «algunas no tienen encaje legal, pero vamos a buscar el del mayor número de construcciones posibles». Estaba previsto que se firmara un acuerdo entre la Diputación y el Colexio Oficial de Arquitectos para rediseñar este espacio, por la dificultad que conlleva al ser un núcleo rural consolidado. Según avanzaron ayer los portavoces municipales, se incorporarán técnicos del ente provincial esta semana para planificar el rediseño de esa nueva zona cero de 25.000 metros cuadrados en la que hay que encajar los hogares de 24 familias.

Sobre las ayudas del Estado, que prevé la declaración de zona catastrófica, el regidor recordó que «os veciños xa as pediron, pero hai que collelas con cautela porque teñen un corte por renda moi baixo». Padín mostró su seguridad en el respaldo del Gobierno central para aumir el coste total del desescombro. «Confío cegamente en que si o vai asumir, igual que as exencións fiscais e a do IRPF», dijo. Valora en 7 millones la inversión estatal si asume lo que se reclama.

La pirotecnia se inspecciona y precinta mañana, tres años después de su sentencia

A las 9:00 horas comenzará mañana en Tui la visita de la inspección urbanística a la pirotecnia La Gallega ordenada por el alcalde Carlos Vázquez Padín. Esta actuación pretende cumplir con el cese y la suspensión total de la actividad de esta empresa, propiedad de Francisco Lameiro, el único investigado hasta la fecha por la explosión del zulo ilegal de Paramos, que ordenó el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia en el 2015.

La pirotecnia está en Baldráns, a unos cuatro kilómetros de distancia de donde explotó el polvorín ilegal, y la anulación de sus licencias se debió a un problema urbanístico de retranqueos.

Asimismo, en lo relativo al proyecto de demolición, el alcalde ordena que al arquitecto que redactó dicho proyecto, Rodrigo García Barros, se le comuniquen las deficiencias detectadas para que proceda a su modificación. A mayores, insta a la Policía Local a precintar completamente las edificaciones, instalaciones y perímetro exterior de la finca de la pirotecnia.

El regidor firmó esta providencia después de que el Juzgado Contencioso Administrativo número uno de Pontevedra le impusiera una multa coercitiva de 1.500 euros (en atención al tiempo transcurrido desde la sentencia anterior y al incumplimiento reiterado de los requerimientos) y le haya instado a que proceda al inmediato cumplimiento de la sentencia. La misma obliga al derribo de varias edificaciones, aunque los técnicos no están de acuerdo en cuántas son, aseguró el regidor.

Vázquez Padín afirmó esta semana a La Voz que no dictó el cierre y precinto de estas instalaciones antes «porque non tiven o asesoramento debido». Un asesor jurídico se ha incorporado recientemente a su equipo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Limpiar la zona cero de Tui para levantar 24 casas en ruinas costará 3,2 millones