Localizan las canteras de las ruedas de los molinos del Folón y el Picón

Los incendios dejaron al descubierto las zonas de extracción y 60 piedras


o rosal / la voz

El incendio que asoló O Rosal en el 2013 y la posterior limpieza de la zona que acomete la comunidad de montes han dejado a la vista dos canteras de piedras de molino de las que se extrajo la materia prima para el conjunto de O Folón y O Picón. José Álvarez Alonso, vecino de la zona, y su amigo Cándido Verde son los artífices del hallazgo, del que ya tiene constancia la Dirección Xeral de Patrimonio de la Xunta. También han descubierto una veintena de petroglifos sin catalogar que identificó el especialista en talla lítica y arqueología experimental Manolo Ledo.

«Los vecinos de O Rosal siempre quisimos saber de dónde habían salido las piedras de los 67 molinos y estaba claro que tendría que ser de la zona, pero nunca se había identificado una cantera», explica Álvarez Alonso. Este hombre, telleiro de 67 años, fue usuario de los molinos donde acudían a moler el trigo hasta que cumplió los 15. «Antes era algo fundamental, si no, no podías moler», recuerda.

Las primeras piedras de molino las encontraron cerca del río Cal, entre el Alto da Carboeira y O Rego da Enxubligada. «En ese espacio hay una veintena y todas ellas marcadas con una cruz», indica José Álvarez. Algunas están sueltas, otras ya marcadas y otras a medio sacar. «Son dos canteras de donde se extraían las piedras para los pies y las muelas de los molinos desde el siglo XVII hasta mediados del XX, cuando dejaron de funcionar», explica Manolo Ledo.

En la reunión de la comunidad de montes del domingo 15 de marzo hubo otro vecino que les indicó dónde creía haber visto otra piedra trabajada. El lunes les faltó tiempo de salir al monte en su busca y lo que se toparon superó sus expectativas. En la segunda cantera, indican, hay otras cuarenta piedras y está ubicada a un kilómetro de distancia en línea recta del conjunto de molinos de agua en cascada más importante de Galicia.

«El valor etnográfico del conjunto es enorme y cualquier nuevo elemento que pueda completar su comprensión y significado le da aun más valor», incide José Álvarez Alonso. El cantero Pelayo Alfaya, de Tui, explica las características de cada piedra, «idóneas porque son de cantera fina». En algunas se ve claramente el corte e incluso hay una en la que quedaron las puntas de su extracción. Pero en general se trata de piedras que en su día desecharon por alguna grieta o imperfección. Esta segunda cantera se encuentra en la zona conocida como O Regueiro dos Aloques.

Ledo recalca la importancia de poner en valor el lugar. Hasta que hubo que limpiar tras los incendios, era un espacio impenetrable por los árboles. Si no se identifica y señaliza, volverá a quedar cubierto en cuanto empiece a crecer de nuevo el verde. Por ello urgen su señalización e integración en el conjunto etnográfico visitable.

El fuego dejó también a la vista un recinto fortificado. «No se conoce con exactitud su época pero debe ser contemporánea de las del Aloia», entiende Manuel Ledo. Muy próximos, hay una veintena de petroglifos de la Edad de Bronce con distintos motivos que salpican el entorno de las canteras.

«De aquí se extraían los pies y muelas de los molinos entre el siglo XVIII y mediados del XX »

Manuel Ledo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Localizan las canteras de las ruedas de los molinos del Folón y el Picón