«Busco al camionero que me ayudó tras el accidente porque necesito darle las gracias»

Monica López Torres
m. torres TOMIÑO / LA VOZ

TOMIÑO

M.MORALEJO

Óscar Álvarez, un conductor de Tomiño que salvó la vida en la autovía de O Porriño, quiere encontrar a su ángel de la guarda

01 dic 2023 . Actualizado a las 16:53 h.

Óscar Álvarez Álvarez busca a su ángel de la guarda. Se refiere al camionero que le acompañó, atendió y no dejó solo ni un minuto tras el accidente que este vecino de Tomiño sufrió el lunes 13 de noviembre en la autovía A-55, a la altura de O Porriño. «Necesito darle las gracias por todo. Estuvo todo el momento a mi lado y tranquilizándome, tanto a mí como a mi mujer por el móvil», explica desde el hospital Álvaro Cunqueiro.

Ya se ha sometido a una operación y este viernes le toca otra. Ha sufrido «fractura de cadera, de los dos fémures, de ambos tobillos, de las tibias y todas las costillas». Hace un llamamiento para que le ayuden a encontrar al buen samaritano que le auxilió ese día. «La idea que tengo de él es que tenía el pelo castaño claro, su edad rondaría los 40 o 45 años y su acento no era de mi zona, pero quizás del norte de Galicia», explica. «Mucha gente dice que puede ser alguien que esté trabajando por aquí o en las obras de la autovía de O Baixo Miño», apunta. Indica también, como pista, que la bañera de su camión era más grande de lo habitual. Pretende dar visibilidad a personas que, como ese camionero, priorizan atender a afectados por un siniestro.

Óscar acudía, como cada lunes, al servicio de la ITV de O Porriño para pasar la revisión al Nissan Navara de un cliente. «Perdí el control del coche cuando estaba adelantando. Aún no sé si fue por la lluvia o porque otro coche me rozó, y choqué contra el quitamiedos», recuerda. Su vehículo quedó en sentido contrario y el otro al que acababa de adelantar chocó de frente, resultando también heridos sus ocupantes. Óscar también les manda un mensaje a las otras víctimas del accidente, «a los que espero conocer pronto y confío en que todos nos recuperemos pronto». «Por motivos de salud, debido a todos los huesos que tengo rotos, no podré intentar estar con ellos y pedirles disculpas en persona por aquel maldito día, pero en cuanto recupere lo haré», asegura.

El accidente fue sobre las 11.20 horas, «en una zona de semicurva a un kilómetro del principio de la recta de O Porriño». Óscar indica que aquel camionero, mientras le acompañó durante casi media hora, le dijo que le dejaría sus datos a Tráfico para que luego pudieran contactar y que también le indicó que creía que otro vehículo le había rozado y que por eso había perdido el control del suyo. «Pero no dejó sus datos y ni siquiera aparece en el parte, así que no encontré otra forma para intentar localizarlo para agradecerle y además confirmar lo que el vio», indica. Su atención aquel día fue fundamental. «Le decía que me estaba quedando ciego porque no veía y ese camionero me decía tranquilo, no cierres los ojos, mientras me aguantaba la cabeza y me animaba», explica. El parte de lesiones explica su estado. «'Estás vivo por un centímetro', me dijo el médico. Luego me explicó que el esternón estuvo a esa distancia de tocar el corazón y que también corrí grave peligro porque las costillas pudieron haberse metido en los pulmones», recuerda. «He vuelto a nacer y espero que, aunque vaya a necesitar tiempo, pueda recuperarme», dice mientras le hacen unas curas.

El accidentado insiste en que también le falta tiempo para ir a conocer personalmente a los ocupantes del otro vehículo. «Agradezco cualquier información, aunque sea mínima, así como fotos o vídeos. Necesito darle las gracias por todo lo que hizo ese día aquel camionero», insiste Óscar Álvarez.