Un vergel de cítricos en O Baixo Miño

La primera plantación industrial de limones ya está en producción en Tomiño


tomiño / la voz

Mirabeles, kiwis, planta ornamental, viñedos... El potencial de O Baixo Miño hace ya décadas que lo transformó en un vergel, pero la oferta en la comarca en la que parece que todo se da, suma ahora otro aliado. Óscar Álvarez es pionero en los cítricos. Un total de 1.350 limoneros crecen en la parcela de 30.000 metros cuadrados que tiene en el municipio de Tomiño.

Empezó a plantar en el 2016, probando con 250 ejemplares y luego amplió a 500 el invierno siguiente y 600 más el pasado. «A metade estará a pleno rendemento en pouco tempo e, as últimas, que plantamos xa con seis anos, para o 2019, porque están tratadas con abono orgánico de cabalos dos veciños, así que darán o salto e finalmente, acabarán por estar todas á par», explica Óscar Álvarez. Tienen dos variedades, que son las de Eureka y Lunari y, en la parroquia gondomareña de Donas, tiene también otra huerta a prueba, con plantas de lima en una superficie de 1,5 hectáreas.

Ya tienen una producción que pueden comercializar a pequeña escala pero, al parecer, esta incursión en la agricultura nace con el éxito asegurado. A dos o tres años de estar a pleno rendimiento, la producción está casi adjudicada, avanza el promotor.

«É un bo negocio. En Galicia temos a sorte de que sae case todo o que botamos na terra, pero o problema é vendelo. Nós temos xa moita xente interesada nesta froita. A maior comercializadora de produto ecolóxico de España, que é de Navarra, xa me dixo que todo o que lles mande que mo comercializan, ou Eurobanan en O Porriño, que tamén me di o mesmo. O director de Continente Portugal xa se puxo tamén en contacto comigo, así que clientes non falta», asegura.

Explica que están trabajando con la Universidad y aportando la información a la Administración autonómica. «A Xunta fainos un seguimento dos datos que imos tendo sobre o terreo. Aínda non estamos a pleno rendemento pero todas as plantas teñen xa froito para comercializar», añade. Óscar Álvarez recuerda los inicios. «Démonos de alta na Xunta como explotación e os expertos dixéronnos que crían que o limón galego era un dos mellores do mundo, tanto o aroma como o sabor e ós aceites esencias. Ó departamento de Investigación Técnica dos Alimentos interesoulles moito e colaboramos no proxecto para ver si a Xunta respalda un estudio científico. Non obstante, a Universidade adiantouse e unha alumna de fin de grao fixo o proxecto sobre os limóns galegos», señala. Apunta ya algún resultado, porque «demostrou o alto contido de antioxidantes do limón galego, a Universidade pediunos seguir coa colaboración e así o seguiremos a facer».

El año ano pasado vendieron los primeros ejemplares de limones tomiñeses, «só a nivel local, case todo en restaurantes de Gondomar e Tui». Rumba, que es un burro, «é o empregado da limpeza». «Hai moita xente interesada en plantar e isto é un negocio a medio prazo. Se pos plantas de tres anos ou así, en catro xa estás a recuperar diñeiro, pero nós tamén estamos aínda na fase de proba e error», confirma el innovador agricultor.

Es la primera explotación industrial de limones en Galicia, concluye Óscar Álvarez, desde su vergel tomiñés.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Un vergel de cítricos en O Baixo Miño