«Me enganchó la sensación de hacer música sin teclas ni cuerdas»

Bajo el nombre de Modulador de Ondas, el músico vigués prepara su primer disco con un theremin


Paulo Pascual es el Modulador de Ondas. El músico vigués, con una larga trayectoria en torno al rock, ha sido subyugado por el fantasmagórico sonido del theremin.

-¿Qué le pasó para dejar atrás el rock y asumir el theremin como instrumento principal?

-Lo conocí a través de películas de ciencia ficción antiguas. Me llamaba la atención su peculiar sonido y empecé a usarlo de una forma puntual. Poco a poco, fui consiguiendo sacarle un sonido próximo a los instrumentos de cuerda y me quedé enganchado a la sensación de hacer música sin teclas ni cuerdas.

-¿Se pueden conseguir sonidos variados?

-Sí, de hecho se empezó usando en música clásica porque tiene unos registros muy parecidos a lo que es el chelo, el violín o una voz. Hasta los años cuarenta no se empezó a usar para esos sonidos de ciencia ficción.

-¿Cuando compone trabaja de forma distinta a como la hacía en otros estilos?

-Es un instrumento muy distinto a otros y requiere un tratamiento especial, pero a la hora de componer me dejo llevar porque tengo un proceso muy poco racional. Además, no tengo condicionantes estilísticos en la cabeza.

-¿Es un instrumento intuitivo o hay que saber música?

-Depende del enfoque que le des puede ser liviano o de meterte a saco para trabajar la técnica. Sí tuve que trabajar muchísimo el oído, porque es como un mástil sin trastes pero multiplicado por cinco. Lo más intuitivo son los movimientos de la mano izquierda, pero los de la derecha tienen que ser la nota final.

-¿Cada mano tiene entonces su misión?

-Sí, funciona por proximidad de la mano a la antena. La antena derecha, que es la vertical, cuando te acercas a ella, el sonido es cada vez más agudo, en cambio cuando subes la mano izquierda estás subiendo el volumen y al revés. Es un instrumento monofónico en el que se debe controlar la expresividad con el volumen y el ataque con la mano izquierda, y las notas con la derecha.

-¿Cómo es su primer disco?

-Es un conjunto de ideas, apuntando a sitios distintos, con una instrumentación muy minimalista. La base es guitarra eléctrica y theremin, después tengo colaboraciones puntuales de chelo y piano. Es un trabajo variado.

-¿Es el único thereminista en Galicia?

-No, está Uxo Pousa, en Tomiño, que hace cosas increíbles. En toda España solo hay un precedente de un disco edita por un thereminista, el que hizo el madrileño Javier Díez Ena. Actualmente, somos unos cinco en todo el Estado.

-¿Ejerce como profesor?

-Sí, tengo un local donde se concentra toda mi actividad, y allí doy clases. Es importante la divulgación para que la gente conozca y aprecie sus posibilidades.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Me enganchó la sensación de hacer música sin teclas ni cuerdas»