O Val Miñor y O Baixo Miño reclaman autobuses para llegar al campus

Los alcaldes reclamarán a la Xunta una solución a la carencia del servicio


nigrán / la voz

La Mancomunidade de O Val Miñor ya está estudiando cual es la forma más viable para conseguir un autobús que lleve a sus universitarios y a los trabajadores al campus de Vigo. Tras aprobar por unanimidad en el último pleno una moción para solicitar el transporte a Marcosende-As Lagoas, los alcaldes de Baiona, Nigrán y Gondomar están valorando la fórmula para lograr satisfacer una demanda que hace varios años que se reclama. «Llevamos doce años reclamando este servicio. Hay que hacer un estudio exhaustivo, ponerse de acuerdo con el rectorado, hablar con las empresas... Ya se ha trasladado a la Xunta para ver si es viable», señala el alcalde de Baiona, Ángel Rodal.

El regidor baionés asegura que no es una empresa fácil, puesto que será complicado hacer coincidir las necesidades del alumnado en materia de horarios.

El alcalde de Nigrán, Juan González, prefiere no echar las campanas al vuelo: «El primer paso fue ponernos de acuerdo. Ahora hay que ver si es posible hacer esa ruta. Tenemos que iniciar los contactos para reunirnos con las instituciones que tienen competencia en materia de transporte y estudiar la fórmula». Pero González asegura que es un proceso largo y que no fructificará de un día para otro. «Aunque ojalá lo logremos», añade.

En O Val Miñor, además del profesorado y del personal no docente, hay 408 alumnos de la Universidad de Vigo: 101 son de Baiona, 116 de Gondomar y 191 de Nigrán. La mayoría se ve en la obligación de recorrer al transporte privado para ir a clase cada día o bien mudarse a Vigo.

Uno de los afectados es Daniel Grossi, vecino de A Ramallosa estudiante de Economía en el campus de Vigo al que los padres tuvieron que comprarle un coche para ir a clase ante la falta de transporte público.

Baja demanda

En una situación parecida están los estudiantes de O Baixo Miño, a los que no les queda más alternativa que coger un autobús a la estación de autobuses de Vigo y de ahí coger un Vitrasa hacia el campus. Un trayecto que puede durar hasta una hora y media.

La alcaldesa de Tomiño, Sandra González, es muy crítica con el sistema de transporte público de Galicia. «Vivimos no país da dispersión. Que o hospital Álvaro Cunqueiro e a Universidade non estén comunicados coa comarca de O Baixo Miño é un escándalo». González se reunirá en las próximas semanas con la Dirección Xeral de Mobilidade para reclamar una solución.

El alcalde de A Guarda, Antonio Lomba, quiso recordar que hace años existía un autobús regular que pasaba por A Guarda, O Rosal Tomiño y Tui hacia el campus, pero que la falta de usuarios obligó a la empresa a abandonar este itinerario. «Se comprobamos que existe demanda, solicitaremos que se restableza ese traxecto», aseguró Lomba.

El alcalde de Tui, Enrique Cabaleiro, aseguró que estudiará también esta problemática y comprobará si hay muchos universitarios en el municipio para proceder a reclamar un transporte regular de viajeros.

En la comarca de Vigo, hay concellos como Redondela, Ponteareas, O Porriño, Cangas y Moaña sí que cuentan con un servicio regular de autobuses al campus.

En la reunión que la alcaldesa de Tomiño, Sandra González, mantendrá con la Dirección Xeral de Mobilidade, además de reclamar una solución a la falta de transporte al campus, transmitirá la necesidad de que O Baixo Miño cuente con un autobús directo al Hospital Álvaro Cunqueiro. «Non é normal que os pacientes teñan que ir no seu propio vehículo porque se van en autobús tardan hora e media en chegar ao Cunqueiro». González recuerda que el bus no puede pasar por Gondomar ya que ATSA no tiene licencia para operar por el centro del municipio, por donde solo puede circular la compañía Melytour.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

O Val Miñor y O Baixo Miño reclaman autobuses para llegar al campus