El conflicto de ambulantes cierra todos los mercadillos del sur de la provincia

Rajoy abre el curso político del PP por última vez en el castillo de Soutomaior propiedad provincial


vigo / la voz

Los comuneros de Torroso, en Mos, empezaron muy bien el año, al recibir la ratificación por parte de la Audiencia Provincial de sus derechos de propiedad sobre parte de los terrenos del aeropuerto de Peinador. Positivo también fue el comienzo del 2015 para Baiona. Tras varios años se hacía visible el Museo de la Navegación, que acoge importantes piezas de su larga historia. Pocas semanas después, la villa real acogió la cumbre política hispano-lusa. A Mariano Rajoy, meses después, también se le pudo ver en Mondariz-Balenario, en un encuentro con miembros de su partido, y en Soutomaior, en la que sería la última apertura del curso político del PP en el castillo de la Diputación.

Claro que para noticia positiva fue la que vivieron los portadores del boleto agraciado con 41 millones de euros que tocó en Moaña. Esta villa también vivió momentos de dolor tras la muerte del joven piloto local Dani Rivas. La Voz de Galicia contó la concentración de más de dos mil motoristas el emotivo día de su entierro.

Pero una de las noticias que más páginas llenó en La Voz ese año fue el conflicto de los mercadillos. La cosa llegó a las manos en Cangas y Redondela, y, posteriormente, en Vigo también hubo disparos contra una furgoneta de los conocidos como ambulantes zamoranos. Fue un conflicto que paralizó todos los mercadillos del sur de la provincia.

En Chaín, parroquia de Gondomar, inventaron la procesión sin párroco. Se debía a un litigio entre los vecinos y el Obispado por la custodia de la capilla de la Merced. No menos imaginativa fue la acción de la alcaldesa y del teniente de alcalde de Oia. Ante la falta de operarios municipales, las dos responsables cogieron un camión y transportaron hasta una parroquia las vallas necesarias para una fiesta. No todos lo tuvieron en consideración porque poco después era apartada de la alcaldía tras una moción de censura presentada por el PP. No menos asombroso fue lo que les ocurrió a doce familias de O Rosal, ya que se acostaron en su municipio de siempre, pero se levantaron, al día siguiente, en A Guarda. Es lo que tienen los cambios en el catastro.

La reactivación de la economía dejó momentos de gran esperanza, como el vivido en Nigrán, donde se inauguró el Centro Aeroespacial que contaría con un túnel de viento. Por su parte, en Gondomar, Industrias Ferri anunciaba que construiría drones acuáticos para la Marina de Francia.

El 2015 también fue un año seco en otoño. La falta de lluvias vació el embalse de Eiras, en Fornelos de Montes, aunque no hasta los límites vividos hace unas semanas.

Las aguas del río Miño nunca fueron tanto un motivo de unión entre Tui y Valença como en los últimos años. Desde mayo del 2015, los habitantes de ambas ciudades pueden usar los registros de ambas localidades de manera indistinta.

Y, como ya había ocurrido en otros municipios, en Crecente, ante la inminente convocatoria de elecciones, el censo aumentaba de forma considerable.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El conflicto de ambulantes cierra todos los mercadillos del sur de la provincia