Un vigués desembarca en la cuna mundial del ciclocrós

Samuel González debutará en la Copa del Mundo en Bélgica e intentará hacer todo el circuito europeo

.

vigo / la voz

Samuel González (Vigo, 1997) cuenta los días que faltan para poner rumbo a Bélgica. El domingo de la próxima semana vivirá su bautismo internacional al participar en una prueba de la Copa del Mundo de ciclocrós, y lo hará en la cuna de la disciplina. Es en territorio belga donde se concentran los grandes nombres del panorama internacional, y será ahí donde el vigués viva la que espera sea la primera de varias pruebas. El circuito mundial está compuesto por diez carreras; las dos primeras tuvieron lugar en Estados Unidos y Samuel no pudo acudir, pero el resto se celebrarán en Europa y el objetivo del corredor del Salvaterra de Miño es estar presente en todas las salidas.

«Quedan las carreras de Bélgica, Dinamarca, Holanda, Francia y Alemania y la idea es hacerlas todas, pero también iremos viendo cómo va la temporada y es probable que alguna coincida con la Copa de España y ya la descarte», cuenta el especialista en ciclocrós. En el historial de Samuel conviven dos títulos de campeón gallego sub-23, un subcampeonato de España de la misma categoría, dos Copas de Galicia, una en juveniles y otra en sub-23, y también un título autonómico en mountain bike, pero hasta la fecha el calendario internacional se le había resistido.

«El año pasado quería ir, pero tuve una caída en moto en verano que me cicatrizó mal en la rodilla y me obligó a pasar por el quirófano, por lo que no pude competir fuera de España. Eso me dejó también fuera del Mundial porque no había competido a nivel internacional, así que me dije ‘hay que ir fuera’». Y eso hará en las próximas fechas.

Samuel González es consciente de que lo que le aguarda en Bélgica es verse las caras con los mejores ciclistas de la especialidad a nivel mundial, de ahí que prefiera no marcarse objetivos. «Lo que pretendo es aprender mucho ya que es el primer año que salgo a competir a nivel internacional. Sé que va a otro ritmo y que me va a costar, pero no sé cuánto puedo rendir realmente». Su ilusión es cubrir todas las etapas continentales, pero será la competición la que lo determine. Por lo de pronto, sabe que ir a todas las pruebas podría exigirle un desembolso de unos 8.000 euros y los tiempos no son boyantes ni en cuanto a patrocinadores ni en cuanto a ayudas oficiales, pero al menos las primeras pruebas ya las tiene atadas.

Un buen momento

Antes de marcharse a Bélgica, Samuel competirá este fin de semana en dos carreras en Burgos que le servirán para seguir poniéndose en forma. El pasado fin de semana logró la victoria en la primera prueba de la Copa Galicia y «las sensaciones fueron muy buenas. Creo que nunca he estado en tan buen estado de forma y espero hacerlo lo mejor posible, pero sé que todo puede pasar. Tanto puedo hacer un puestazo como cometer un error me destroce los resultados».

Samuel quiere ante todo aprovechar su oportunidad y disfrutar de un deporte al que se enganchó de pequeño. Comenzó a rodar en el Ponteareas pero luego se pasó al Salvaterra de Miño, donde coincidió con los hermanos Mauro y Paulo González, dos personas muy importantes en su trayectoria. «Ellos estaban practicando ciclocrós y yo también quise hacerlo. Si realmente estoy en esto, es por ellos». De hecho, cuando se pregunta al vigués quién es su ciclista de referencia, no duda en apuntar a Mauro. «Lo que sé lo he aprendido casi todo de él», subraya. Ahora, Samuel quiere demostrar ser un buen alumno.

Votación
6 votos
Comentarios

Un vigués desembarca en la cuna mundial del ciclocrós