Salvaterra y Monçao gestionarán servicios públicos compartidos

Los municipios fronterizos celebran el sábado un acto de hermanamiento


salvaterra / la voz

«El 70% de los usuarios de la piscina de Monçao son gallegos y el fin de semana del estreno de 50 Sombras de Grey, el cine tuvo que duplicar los pases por los gallegos». Con esta premisa, el alcalde de Monçao, Augusto Domingues, defiende la firma del hermanamiento que ultiman con Salvaterra. Se sellará el sábado, día que además conmemoran el vigésimo aniversario del puente internacional que les une. Este acto pretende impulsar su gran proyecto de compartir servicios y de constituirse como la tercera eurociudad de la «raia» luso galaica.

El acuerdo de hermanamiento que firmarán Arturo Grandal y Augusto Domingues, recoge el compromiso de potenciar de forma conjunta la gastronomía local, la viticultura, la enología, el turismo y el patrimonio histórico y artístico. Incluye el diseño de un plan para compartir la gestión de los servicios que, hasta ahora sin estar regulado, ya disfrutan de forma conjunta los vecinos de las dos riberas. En el grupo está la piscina municipal de Monçao, el parque de bomberos o la biblioteca, en la que ya hay una sección exclusiva de títulos gallegos «que usan con normalidad los vecinos de Salvaterra». El regidor de Monçao aspira aún más alto. «Sería importante llegar a compartir los modelos educativos y que hubiera escolarización de niños gallegos aquí y, viceversa o que los vecinos de Salvaterra pudieran venir aquí al centro de salud, aún hay mucho que andar», sostiene Augusto Domingues.

El desbloqueo de la plataforma logística de Salvaterra As Neves y la inminente puesta en marcha del parque empresarial Minho Park, de Monçao, se presentan como otro ejemplo de cooperación sin fronteras. «El futuro de nuestro polígono depende también del puerto seco», defiende el alcalde Monçao a la vez que destaca el despunte de empresas gallegas interesadas en su superficie industrial. «Nuestro objetivo es crear trabajo, nuestra tasa de desempleo es del 9,8%, frente a la media de 15 del país; un gran porcentaje de puestos está en manos de gallegos», resalta. Arturo Grandal apunta en la misma línea. «A día de hoy el puente es como una calle de 700 metros con casas que llegan hasta los dos extremos, y la actividad y los espacios ya están unificados», indica el regidor. Él ya ocupaba la alcaldía cuando se construyó el paso. «Aquello fue un notición, un gran momento histórico porque el transbordador iba siempre lleno y el puente era una demanda social», recuerda. Para su homónimo luso también hay un gran valor emocional ya que su madre era de Salvaterra y su padre de Monçao. «Quedé huérfano de padre con tres años y para ir a ver a mi madre que trabajaba en Caldelas de Tui teníamos que buscar algún barquero», explica.

El bautizo será el sábado y se llamará «Puente Internacional Joâo Verde y Amador Saavedra», en homenaje a estos dos escritores que hablaron del amor entre los dos municipios. «Vendo-os assim tâo pertinho A Galiza mai-loo Minho, Sâo como dois namorados que o rio trar separados», dice el poema de Joâo Verde.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Salvaterra y Monçao gestionarán servicios públicos compartidos