Mariscadoras a pie se querellan contra el patrón mayor de Arcade

e. v. pita VIGO / LA VOZ

REDONDELA

Monumento a las mariscadoras en Arcade, de Carlos Tesouro
Monumento a las mariscadoras en Arcade, de Carlos Tesouro XOAN CARLOS GIL

Se quejan de que no le dejan usar un barco para ir a la zona de extracción

18 may 2024 . Actualizado a las 11:28 h.

La presidenta de la agrupación de mariscadoras de a pie de la Cofradía de Pescadores Virxe do Carme de Arcade y de la Asociación de Mariscadoras Virxe do Carme de Arcade, Rita Míguez, y otros nueve denunciantes, presentaron el jueves una querella criminal contra el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores Virxe do Carme de Arcade-Soutomaior, Gonzalo Reinoso, que preside desde el 2019. Le acusan de bloquear las cuentas con fondos propios que tenían las mariscadoras de a pie dentro de la cofradía y negarse a traspasarles el dinero. A raíz de una denuncia previa contra él, también le reprochan que tomase represalias porque les negó el uso de un barco para llevarlas a la zona de extracción y resiembra.

Interpusieron la querella en un juzgado de Instrucción de Redondela y solicitan que el tribunal tome declaración en calidad de investigado al patrón mayor y le exija 30.000 euros de fianza para pagar las posibles indemnizaciones. Acusan al patrón mayor de haber perpetrado, supuestamente, un posible delito continuado de prevaricación, administración desleal y, alternativamente, de coacciones.

Piden que testifiquen la secretaria de la cofradía, tres miembros de la Xunta Xeral y el representante de un taller mecánico.

Las afectadas señalan que la cofradía padece una «situación económica preocupante» por la escasez de capturas en los bancos marisqueros gestionados por la entidad que impide alcanzar el umbral de rentabilidad necesario para equilibrar las ventas en lonja con los gastos. Recuerdan que hasta el 2018, las cuotas de las afectadas se destinaban a comprar semilla de almeja y abonar sus gastos comunes. Tenían cierta independencia económica de la cofradía, pues operan en paralelo a esta pero en su beneficio.

Reprochan al patrón mayor que mostrase disconformidad con la autonomía de las mariscadoras. En el 2023, continúa la querella, él devolvió 7.713 euros a las mariscadores, que habían destinado a reparar el buque Arcade II, necesario para trasladar a las mariscadoras a la zona de extracción, los llamados lombos. Un mes después, el patrón mayor les prohibió usar el barco hasta que pagasen una supuesta deuda.