Vecinos de Redondela «sufren náuseas y no pueden ventilar sus casas» por los olores de Aucosa

Monica López Torres
Mónica Torres REDONDELA / LA VOZ

REDONDELA

M.MORALEJO

El gobierno local denuncia la inacción de la Xunta por permitir la actividad en la fábrica de procesado de pescado cuando aún no acabaron las obras para minimizar su impacto

30 ene 2021 . Actualizado a las 00:09 h.

El gobierno local de Redondela denuncia la «conducta omisiva» de la Xunta en relación a la planta de Aucosa. La alcaldesa, Digna Rivas y el edil de Medio Ambiente, Roberto Villar, informaron hoy que han remitido un oficio a la Xunta recordándole que «a inactividade en caso de afección supón una conducta omisiva». Los dos portavoces políticos sostienen que la inacción de la Xunta está afectando a la salud de los vecinos y del medio ambiente.«En xuño se lle deu a licencia para facer traballos de modernización e a conexión ao saneamento. Esa obra tiña que estar feita o 30 de novembro, pero nin é así nin a Xunta lle paraliza una actividade que afecta máis que nunca aos veciños», explicó el concejal de AER. La alcaldesa resaltó que se le están enviando varios oficios cada semana a la Xunta para que haga cumplir la legalidad, «pero non hai retorno, nin responden». Solo el 13 de noviembre se le suspendió cuatro días, aunque el paro fue realmente de dos y al gobierno local ni se le informó dicen de porqué se levantó esta restricción. «Hai vecinos que nos notifican problemas de saúde por uns cheiros que agora chegan ata o centro da vila e Teis. Algúns sinten náuseas e tampouco entendemos como, se a recomendación polo covid, é manter unha boa ventilación, os veciños van poder ter abertas as ventás con estes cheiros», lamentó Villar.  

El relato del bipartito evidencia que han llegado al límite. «Agotamos toda a vía administrativa. Este oficio é o primeiro paso para a loita xudicial que non descartamos emprender», señalaron explicando que la situación es tal que «un policía ambiental está dedicado casi en exclusiva a este problema». Realmente son tres los frentes abiertos derivados de la actividad de esta industria, «que non necesita estar ao lado do mar nin da poboación polo que debería trasladarse a calquera parque empresarial». Además de los olores de la cocedura de los derivados del pescado, «hai unha grande acumulación de producto almacenado na explanada, cando iso non é legal e verquidos dos camións, que veñen sobrecargados e deixan restos de mercancía pola pista de baixada».