La policía de Redondela constata que «los malos olores de Aucosa llegan hasta Teis»

Monica López Torres
Mónica Torres REDONDELA

REDONDELA

El Concello estudia posible medidas legales contra la empresa «porque la situación es insostenible y afecta a la salud de los vecinos»

16 ene 2021 . Actualizado a las 19:25 h.

El gobierno local de Redondela da un paso más para poner fin al problema medioambiental que aseguran provoca Aucosa y que tachan de «insostenible». El edil de Medio Ambiente, Roberto Villar, sostiene que uno de las consecuencias más graves es el de «la incapacidad de la empresa de manufacturar toda la materia prima que recibe y que queda almacenada durante días en la explanada».«Si ya huele mal recién llegada, al tratarse de restos de pescado, no es difícil imaginarse cómo apesta varios días después. La policía medioambiental del Concello constató que los malos olores llegaban hasta Teis», indica el concejal de AER. La alcaldesa, Digna Rivas y el edil de área han mantenido una reunión con los servicios jurídicos y ya estudian las actuaciones a emprender «para que el organismo competente, que es la Dirección Xeral de Ambiental, Sostibilidade e Cambio Climático, actúe y lleve a cabo de una vez las medidas oportunas para el cese de los malos olores provocados por esta empresa». Ambos representantes municipales mantuvieron también una reunión tele,ática con la directora de Calidade Ambiental, Sagrario Pérez Castellanos, «para buscar una solución urgente».

En la reunión, en la que también participó una representación de los vecinos de Rande, Trasmañó y Chapela, directamente afectados por el problema, Rivas y Villar dejaron constancia de la «imposibilidad de seguir prolongando en el tiempo una situación que afecta directamente, tanto a la salud como a la calidad de vida de los vecinos». Hicieron especial hincapié en el «incumplimiento reiterado por parte de la empresa, como el de tener acabadas en noviembre las obras de las instalaciones que pusieran fin a los malos olores».

El gobierno local recordó que esos incumplimientos de los compromisos alcanzados y los continuos informes del departamento de Medio Ambiente basados en las quejas vecinales, casi que diarias, hicieron que la Dirección Xeral iniciara un expediente sancionador y ordenaba la prohibición temporal de admisión de los subproductos animales y productos derivados no destinados al consumo humano. «Prohibía la admisión de materia prima solicitándose la colaboración del Concello de Redondela para hacer efectiva esta medida. Sorprendentemente, una semana después, la propia Dirección Xeral la dejaba sin efecto sin notificar siquiera al Concello», señala el gobierno local.