Redondela se hace con la finca anexa al convento de Vilavella

Monica López Torres
Mónica Torres REDONDELA

REDONDELA

El proyecto para la Praza de Ponteareas es de 2,5 millones

20 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El bipartito de Redondela continúa desarrollando proyectos de recuperación de espacios para el ocio y disfrute de los vecinos y ahora, le ha tocado el turno a la parcela anexa al convento de Vilavella. La Diputación de Pontevedra acaba de aprobar una ayuda de 416.226 euros para adquirir esta finca, ubicada en la Praza de Ponteareas que, según avanza la alcaldesa, Digna Rivas, «en el futuro albergará un aparcamiento disuasorio y una zona de ocio para los vecinos».

«La compra de este terreno es el primer paso para poner en marcha un proyecto de transformación del entono del convento de Vilavella, que prevé la demolición de la nave situada actualmente al lado del inmueble, para la creación de un espacio dirigido a la ciudadanía con zonas de esparcimiento», adelanta el bipartito. Además del uso de la parcela, el proyecto de reforma prevé la rehabilitación de una de las edificaciones de este solar y que será destinada a usos municipales. «En esa misma parcela se creará un estacionamiento disuasorio que permitirá disponer de un aparcamiento próximo al casco urbano además de continuar así con la transformación iniciada en la villa en el marco de la movilidad sostenible y la recuperación del espacio público para la ciudadanía».

Su ubicación es estratégica para la zona de estacionamiento disuasorio ya que la finca está ubicada a pie de carretera y justo en la entrada de acceso al centro urbano, tanto desde Porriño como desde la salida de la autopista. Este aparcamiento evitará la masificación de estacionamientos de coches que se produce a diario en este acceso en los laterales de esta carretera. Al otro lado de la villa de los viaductos también hay explanadas de aparcamiento libre si bien en el centro el párking de pago complementa las necesidades de los vecinos. El convento de Vilavella, una de las tarjetas de presentación de la localidad al encontrarse en la rotonda en la que confluyen las entradas desde Vigo y Porriño, está inventariado como Patrimonio Cultural de Galicia. El edificio conventual de la orden de las Justinianas fue fundado por la familia de los Prego de Montaos a comienzos del siglo XVI. De esa época se conserva la iglesia, compuesta por un ábside y una sola nave.