Redondela frena el plan de Aucosa para acabar con los olores y le pide que se vaya

Luis Carlos Llera Llorente
luis carlos llera REDONDELA / LA VOZ

REDONDELA

M.MORALEJO

El Concello le deniega la licencia porque se actúa parcialmente en suelo rústico y la alcaldesa alienta el traslado

13 jun 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Nauseabundo. Así es el olor que emana algunos días de la fábrica Auxiliar Conservera, Aucosa, que procesa vísceras y restos de pescado para transformarlos en piensos para alimentación animal. Las descargas, el calor y los procesos en la factoría, además de la dirección de los vientos, influyen en que huela con más o menos intensidad. La gerencia de Aucosa quiere acabar con esta situación y la empresa inició obras para terminar con los malos olores pero el Concello las paró en octubre arguyendo que no tenía licencia municipal porque parte de las actuaciones se realizan en suelo rústico. El plan de Aucosa contemplaba la más avanzada tecnología para eliminar las partículas de olor, con una inversión de casi 10 millones de euros para modernizar una fábrica que lleva en Punta Chapelisa desde 1976. La compañía, que recicla 100 toneladas de residuos al día convirtiéndolas en harinas, dispone de terrenos en propiedad y otros que son concesión por lo que no plantea mudarse.

La alcaldesa de Redondela, Digna Rivas, y el concejal de Medio Ambiente, Roberto Villar, mantuvieron una asamblea con los vecinos de Chapela y Cabanas que reclaman el traslado de Aucosa, dedicada a la transformación de derivados del pescado, a un polígono industrial ya que, a su entender, el planeamiento vigente en Redondela solo permite o establecimiento de industrias limpias en esa zona limítrofe coa Rede Natura 2000.

La empresa asegura que es una industria limpia, puesto que obtuvo la declaración ambiental integrada hace más de dos meses. Este documento está emitido por la Xunta. Desde septiembre, Aucosa puede verter sus aguas residuales en el sistema de colectores del Concello de Redondela ya que esos vertidos son tratados en primer lugar en la empresa y cumplen con las condiciones para ser arrojados a las alcantarillas.