Redondela frena el plan de Aucosa para acabar con los olores y le pide que se vaya

El Concello le deniega la licencia porque se actúa parcialmente en suelo rústico y la alcaldesa alienta el traslado


redondela / la voz

Nauseabundo. Así es el olor que emana algunos días de la fábrica Auxiliar Conservera, Aucosa, que procesa vísceras y restos de pescado para transformarlos en piensos para alimentación animal. Las descargas, el calor y los procesos en la factoría, además de la dirección de los vientos, influyen en que huela con más o menos intensidad. La gerencia de Aucosa quiere acabar con esta situación y la empresa inició obras para terminar con los malos olores pero el Concello las paró en octubre arguyendo que no tenía licencia municipal porque parte de las actuaciones se realizan en suelo rústico. El plan de Aucosa contemplaba la más avanzada tecnología para eliminar las partículas de olor, con una inversión de casi 10 millones de euros para modernizar una fábrica que lleva en Punta Chapelisa desde 1976. La compañía, que recicla 100 toneladas de residuos al día convirtiéndolas en harinas, dispone de terrenos en propiedad y otros que son concesión por lo que no plantea mudarse.

La alcaldesa de Redondela, Digna Rivas, y el concejal de Medio Ambiente, Roberto Villar, mantuvieron una asamblea con los vecinos de Chapela y Cabanas que reclaman el traslado de Aucosa, dedicada a la transformación de derivados del pescado, a un polígono industrial ya que, a su entender, el planeamiento vigente en Redondela solo permite o establecimiento de industrias limpias en esa zona limítrofe coa Rede Natura 2000.

La empresa asegura que es una industria limpia, puesto que obtuvo la declaración ambiental integrada hace más de dos meses. Este documento está emitido por la Xunta. Desde septiembre, Aucosa puede verter sus aguas residuales en el sistema de colectores del Concello de Redondela ya que esos vertidos son tratados en primer lugar en la empresa y cumplen con las condiciones para ser arrojados a las alcantarillas.

Rivas e Villar aseguraron a los vecinos que o Concello «non está cruzado de brazos» si bien los trámites «teñen que seguir proceso administrativo» que, según el edil de Medio Ambiente, «non é todo o áxil que lle gustaría aos e ás afectadas». De hecho, el Concello contrató los servicios de un abogado especialista en asuntos ambientales y urbanísticos para que analice toda a documentación y asesore al Goberno local sobre los pasos a seguir. El abogado no dio la cara en la reunión para explicarse. Lo que sí es seguro es que a raíz de ese informe del letrado, el Ayuntamiento ha descartado emprender un contencioso administrativo, tal como dijo Rivas, y en lugar de enfrentarse con la Xunta, quiere negociar con el Gobierno gallego.

La paralización de las obras por parte do Concello responde, según la alcaldesa «á aplicación da normativa vixente ao ter a empresa comezado obras de ampliación das súas instalacións sen contar coa licenza de obra do Concello».

El derribo de parte de las instalaciones donde se almacenaba a materia prima de restos de pescado por su presunta irregularidad «fixo que o problema dos malos olores incrementáranse», aseguraron los vecinos.

Tanto Digna Rivas como Roberto Villar, criticaron el «desinterés» de la Xunta hasta el momento ya que «son conscientes do grave problema que padece a veciñanza a través dos numerosos escritos que, nese sentido, se lle dirixiron á Dirección Xeral de Calidade Ambiental e Cambio Climático».

A estos informes se añaden las continuas denuncias realizadas ante la Policía Local redondelana por los vecinos de la zona, denuncias que también se hicieron llegar a la administración ambiental autonómica.

Por otra parte, Roberto Villar informó que después de las llamadas realizadas por su departamento a la Dirección Xeral y que esta constatase que, efectivamente, «tiñan rexistradas numerosas denuncias sobre ese tema», ayer visitó la empresa un inspector de Medio Ambiente acompañado del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona), sin que, hasta el momento, apunta Villar, «teñamos coñecemento do informe elaborado».

La alcaldesa y el concejal exigen «unha reunión urxente coa Xunta de Galicia para tratar sobre o problema que Aucosa representa para a saúde ambiental de Rande» e, al mismo tiempo, urgen a la Xunta a que «dea conta ao Concello do contido do informe elaborado trala visita, no día de onte, dun inspector de Medio Ambiente e do Seprona a Acuosa».

Digna Rivas dijo que no es la primera reunión que solicita el Concello de Redondela «sen que ata o momento se dignasen a dar unha resposta» una actitud que para a alcaldesa «é unha clara falta de respecto aos veciños e veciñas que teñen que convivir, diariamente, cos malos cheiros que produce a actividade da empresa». Aucosa también ha pedido una reunión, pero al Concello, y tampoco ha obtenido respuesta.

Informes

Por su parte, el concejal de Medio Ambiente, Roberto Villar, asegura no entender como los servicios medioambientales de la Xunta pueden informar favorablemente sobre una actividad que considera «altamente contaminante» en una zona limítrofe la Red Natura 2000 se bien, añade Villar, «á vista do contido dos informes queda claro que foron redactados dende un despacho en Santiago e non como consecuencia dunha visita detallada ao lugar».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Redondela frena el plan de Aucosa para acabar con los olores y le pide que se vaya