Redondela quiere darle usos vecinales a sus dos estaciones fantasma de tren

La de Eidos, que costó 7,3 millones de euros en el 2015, tiene menos de 50 usuarios


redondela / la voz

El gobierno local de Redondela solicitará a Adif el uso de los edificios de las estaciones de Portela y Eidos «co fin de habilitar espazos infrautilizados en beneficio da veciñanza». La alcaldesa, Digna Rivas confirmó la iniciativa tras la reunión que mantuvo con el representante de Renfe, Javier Pérez, a quien le trasladó la reivindicación de que se incrementen las frecuencias y paradas de los trenes de media distancia «para convertir este servizo nun transporte público máis competitivo e eficaz, que cubra as necesidades da veciñanzas».

Los viaductos ferroviarios que cruzan el cielo del municipio son, desde hace más de un siglo los iconos que le dan el sobrenombre a la villa, pero la situación en la que otrora fue punto de encuentro de trenes que cubrían numerosas rutas, dista mucho de la deseable. La estación de A Portela es una de las que se ha suprimido la venta presencial de billetes porque la media de viajeros es de 39 al día y, en la más moderna, la media es similar. La perspectiva del gobierno local y de los vecinos es justo al revés y sostienen que la caída de usarios es directamente proporcional a la merma de frecuencias, paradas y trayectos. «O único xeito de promover o transporte colectivo é que sexa accesible. Debe recuperarse a parada de Chapela y aumentar as viaxes a Vigo como se fai tamén cos barcos e autobuses en épocas concretas», apunta el edil Roberto Villar.

Tanto él como su compañero Daniel Boullosa reclaman además su carácter cultural, histórico y de servicio tanto para vecinos como para peregrinos, «especialmente en portas dun Xacobeo e cun incremento continuado de camiñantes».

El gobierno local no ha concretado aún los posibles usos de las dos estaciones si bien destacan por su versatilidad. Especialmente la de Eidos, ya que supuso una inversión de 7,3 millones de euros y, cinco años después, sigue sin más ocupación que la de una máquina expendedora de billetes de Renfe. Esta a unos 500 metros del centro urbano, y dispone en su exterior una zona de estacionamiento de vehículos con 48 plazas. El interior del modernista edificio, de 775 metros cuadrados, se distribuye en dos plantas, con el acceso por la inferior, que cuenta con un amplio vestíbulo acristalado, taquilla, dos locales comerciales de 30 metros cuadrados cada uno, tres aseos, oficinas e incluso unas escaleras mecánicas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Redondela quiere darle usos vecinales a sus dos estaciones fantasma de tren