De los candidatos en busca y captura a los que no acuden ni a la foto de grupo

Las campañas más atípicas se producen en los pueblos del área metropolitana


tui / la voz

Se buscan candidatos. A los de la Agrupación de Electores de Redondela (AER) porque «pretenden gobernar» y a los de Ciudadanos de Gondomar, para que consigan ponerse de acuerdo y salir todos en la foto. O para que encuentren a uno de ellos, o a alguno con un buen amigo, que les eche una mano con lo del Photoshop y retoque el cutre collage que, con seguro muy buena intención pero dudoso acierto, han encabezado su perfil de partido en Facebook, economizando.

 Los de AER se mantienen fieles a sus principios y se desmarcan de las fórmulas propagandísticas de los partidos tradicionales. La suya del 2019 es una campaña de película en la que han versionado una de las secuencias más famosas del western de Sergio Leone, Hasta que llegó su hora. En su remake, Charles Bronson y Henry Fonda, con marcado acento gallego, lanzan un mensaje más alegórico que subliminal sobre a quién, a su entender, le llegó su día. El título de la versión más choqueira es Que corra o aire. El miércoles la colgaron en Facebook y, desde entonces circula a más de mil visualizaciones diarias por la red. Y, siguiendo con la temática del Oeste, los primeros puestos de la lista, como Jorge Varela (Chopi), que en el 2011 que se convirtió en la llave de la gobernabilidad del PP en el ayuntamiento durante dos años, antes de darle la escoba a Alfonso Blanco (Pochi), los ediles más alternativos de España, se han currado también este año la foto de la candidatura. Todos y cada uno de los miembros de la lista, incluyendo los que han preferido emplearse la foto de su mascota en vez de su imagen propia, aparecen retratados en el anuncio de época. «Perigo, pretenden gobernar», reza sobre cada pasquín en sepia que con letras enormes plasma la fotografía de los candidatos, «Fugado 001». Quien no ha escatimado en hacer uso de las nuevas tecnologías, o de ese buen amigo al que otros no quisieron molestar, es el candidato de Cangas Decide. La de José Luis Gestido es una campaña de altos vuelos. No le tiembla la mano para reunir a todo el equipo en el helipuerto del municipio y explicar su proyecto Cangas é mar a cámara, con mapa pero sin soltar el móvil; eso sí, cambiándolo también con maestría para que no afecte al discurso, dispuesto a dar cuantas explicaciones sean precisas y rodeado de todo su grupo. Con la misma, tira de dron para diseñar una presentación animada desde su bandera Cangas Decide a vista de pájaro hasta situarse en el centro de una vista general de uno de los principales monumentos de la villa.

Facebook lidera las campañas virtuales en los municipios del área de Vigo y de ahí que el ciberataque que sufrieron las páginas del BNG de Baiona o Redondela, similares a las que la agrupación nacionalista registró en otros puntos del país, hayan sido un revés importante para ellos. Al menos al principio porque, como todo en la vida, también tiene su contraprestación. «Non cabe dúbida de que é un ataque programado ao BNG, mais quen idearon esta estratexia non só non nos van a calar senón que nos vai a provocar redobrados esforzos e apoios. A nosa militancia e simpatizantes están a provocar un efecto chamada e a difusión das nosas propostas será aínda maior», comenta Xosé Manuel Marcote, coordinador de campaña del BNG en Baiona.

Tui va a otro ritmo. Aunque los electores se lucen con los memes que circulan por las redes, para los partidos (y se presentan ocho) las vallas y las banderolas siguen siendo lo más. Nunca estuvo el municipio, en los cuarenta años de democracia municpal, tan empapelado. La cartelería de los populares, de hecho, llega hasta la misma puerta del motel que hay a la entrada de la localidad.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

De los candidatos en busca y captura a los que no acuden ni a la foto de grupo