«Los aviones nos siguen atronando, no insonorizaron ni una sola vivienda»

Varias viviendas cercanas a Peinador están afectadas por contaminación acústica


vigo / la voz

El ruido de los aviones es tan ensordecedor, que los segundos que sobrevuelan por encima del barrio de Millarada se hace obligado hacer un alto en la conversación hasta que el aparato se aproxima a la cabecera 19 de Peinador o gane más metros si es que la maniobra es de despegue. La familia de Manuel Viéitez vive en la segunda casa que surge tras dejar atrás el aeropuerto en la carretera nacional 555 que conduce hasta Redondela.

La cercanía de la vivienda a la pista hizo que fuera incluida por Aena, junto a todas las colindantes, en el plan de insonorización que la empresa pública acomete en las inmediaciones de los aeródromos de España para reducir la contaminación sonora que provocan los aviones en sus maniobras. Pero siete años después de haber sido visitados y anunciarles que Aena se haría cargo de todos los gastos, ni su familia ni ninguna otra del barrio más próximo a la cabecera norte de Peinador ha vuelto a saber nada de las empresas con las que firmaron el cambio de ventanas y otras mejoras a cuenta del administrador aeroportuario.

«Los aviones nos siguen atronando, no insonorizaron ni una sola vivienda aquí», asegura Viéitez, que se confiesa tan acostumbrado al ruido de los aviones que casi es capaz de decir al oírlos qué horas es. «Llegué a firmar el cambio de ventanas con una de las empresas que nos trajeron y que nos enseñaron una muestra muy buena que aislaba bien del ruido, pero desde entonces nada», dice aludiendo al despliegue que Aena hizo en la zona en el año 2010 para anunciar su plan de insonorización.

«Se nos siguen agrietando las ventanas por la vibración que provocan algunos aviones -añade- aunque lo curioso es que raja el cristal interior de la doble ventana», apunta Manuel, que recuerda especialmente como temblaba toda la casa y el suelo de la carretera cuando los gigantes rusos Antonov aterrizaban y despegaban en Peinador cuando hacían servicios para Citroën y Pescanova. «Metían miedo, parecía que temblaba la tierra», recuerda.

Tras siete años de espera él y otros vecinos de Millarada no saben a quién dirigirse para que se retome el plan de insonorización, que sigue apareciendo en los Presupuestos Generales del Estado para este año y con previsiones para los siguientes, en el caso de Vigo con una partida de 970.000 euros para el 2017 y 2,9 millones para los tres siguientes.

Aena llegó a reconocer como afectadas 504 viviendas en las que se registraban más de 60 decibelios durante las operaciones de los aviones sobre Peinador. Pero desde la puesta en marcha del plan en el 2012, solo han sido insonorizadas 88 y otras 24 cuentan con las obras de aislamiento en ejecución.

Curiosamente solo 191 familias pidieron acogerse al programa por el que la operadora cambia sin coste las ventanas de la casa, y fueron 112 las que recibieron el visto bueno final. La mayoría de las consideradas como sufridoras de la contaminación sonora que se genera en Peinador están en Mos, un total de 343, otras 160 en Redondela y solo una en Vigo.

«Al final optamos por cambiar nosotros el tejado y hemos logrado rebajar mucho el ruido, pero desde hace años vivimos con la amenaza de que nos expropien la vivienda y la finca para ampliar la pista. Ya nos enseñaron hace tiempo los planos y está afectada, y nos dijeron que tardará 10 o 15 años, pero que se hará», lamentan Manuel Viéitez y su mujer, quienes afirman «ahora ya no nos queremos mover de aquí».

«Los Antonov rusos metían miedo, parecía que temblaba la tierra cuando llegaban»

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Los aviones nos siguen atronando, no insonorizaron ni una sola vivienda»