El movimiento ecologista de O Condado cumple 30 años denunciando atropellos

María Jesús Fuente Decimavilla
maría j. fuente PONTEAREAS / LA VOZ

PONTEAREAS

El grupo Adenco cree que persisten los mismos problemas, aunque aminorados

29 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Nació en 1990 con Roberto Mera como presidente, hoy concejal de Infraestructuras del BNG en el gobierno municipal de Ponteareas, y Xurxo López como secretario. Entonces, el grupo ecologista Adenco se convirtió en el azote del alcalde ponteareano, José Castro, con subidas y bajadas de tensión, según las circunstancias sociales y políticas. La palabra medio ambiente empezó a sonar en O Condado cuando la mayoría de los vertidos se hacían al aire libre y apenas había tratamiento.

Sopladas las treinta velas, en la actualidad el movimiento ecologista sigue velando por el medio ambiente en la comarca. Incluye los municipios de Ponteareas, Salvaterra, As Neves, Mondariz y Mondariz Balneario. Sin embargo, sus actuaciones no se han limitado a O Condado y han traspasado las fronteras hacia A Paradanta, como recuerda la acampada de protesta organizada en Arbo con motivo del anuncio de la construcción de un embalse en la parroquia de Sela. Adenco alertó del peligro para la pesca de lamprea y los viñedos, además del cambio climático que supondría. Finalmente, la presa no se construyó, pese a recibir los vecinos indemnizaciones por sus terrenos.

En otro municipio de esa misma comarca, O Covelo, advirtió de los posibles efectos secundarios de la concentración parcelaria. También aplaudió decisiones como cuando en Salvaterra se instalaron los contenedores de residuos, aunque puntualizando que no serían suficientes. La mayoría de edad la celebró con la defensa de la Red Natura.