Armas de fuego: ¿Qué permite la ley y cómo se burla?

El arsenal localizado en Ponteareas recuerda que Internet oferta sin censura todo tipo de piezas a golpe de clic


Redacción / La Voz

Las 84 armas de fuego localizadas al coleccionista Pedro R. en Ponteareas son el mejor ejemplo de hasta qué punto la venta por Internet, y el posterior envió al cliente, puede saltarse a la torera la regulación española. Otro ejemplo ilustrativo, también en Galicia, trascendió en el 2015 con el arsenal requisado a un militar retirado en A Coruña que compilaba armas requisadas en operaciones internacionales en Irak, Líbano y Bosnia. Dos formas de colectar que reabren el debate -en parte alentado por VOX durante la campaña de las generales- sobre lo fácil que resulta armarse hasta los dientes sin más ayuda que una simple conexión a Internet y varios miles de euros.

¿Se pueden tener?

Resulta obligatorio tener la licencia de armas, ya que está prohibido portar o tenerlas sin autorización. Los requisitos incluyen ser mayor de edad, superar una prueba teórica (incluye el estudio del reglamento de armas) y otra práctica y un examen psicotécnico.

¿Y en casa?

En condiciones muy estrictas. Puede ser corta o larga siempre que no estén prohibidas para particulares. También se requiere una acreditación de su valor histórico o artístico y las guías de pertenencias, que se obtienen tras un informe de aptitudes psicofísicas. La Guardia Civil, recuerda en su web, tendrá que expedir a mayores una guía de pertenencia a los propietarios.

¿Qué licencias se dan?

La Guardia Civil expone en su página web seis categorías. A: destinadas al Ejército, fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y, dentro de la Agencia Tributaria, a Vigilancia Aduanera; B: armas cortas destinadas a la autodefensa. Se permite tenerlas, pero bajo estrictas medidas de seguridad. Es la licencia que reclama Vox para un acceso más abierto; C: para profesionales de la seguridad privada; D: destinada a la caza mayor; E: caza menor; F: para la práctica deportiva.

¿Obligaciones del dueño?

Lo más básico es almacenarlas en un lugar seguro, además de presentarlas en la Guardia Civil siempre que lo requiera. También es obligatorio declarar en la intervención de armas más próxima la pérdida por sustracción, robo o destrucción. Su incumplimiento acarrea la pérdida de la licencia.

¿Cuáles están prohibidas?

Las que se obtengan de modificaciones sobre el modelo del fabricante sin autorización; las consideras largas que incluyan elementos anómalos en la culata, o revólveres y pistolas a los que se añade un culatín. También las que se esconden en otros objetos como bastones.

¿Qué se vende en la Red?

La investigación concluye que parte del arsenal de Ponteareas, incluidas piezas sueltas, fueron compradas en EE.UU. a través de Internet y enviadas a España. «Son países en los que su venta es libre, luego se envía en cajas y, de no saltar ningún control, llega al comprador como cualquier otro producto», explican en el instituto armado. Un ejemplo son los cañones decomisados, que, según parece, se compraron telemáticamente, cuando en España resulta impensable hacer esa gestión sin recurrir al mercado negro. Hay que recordar que una parte importante del arsenal requisado al coleccionista de Ponteareas la heredó de un hermano fallecido, aunque entre las armas prohibidas figuraban algunas de guerra.

¿Cuántas hay en España?

La Guardia Civil, que las gestiona en exclusiva, exponía en febrero que contabiliza 1.700.000 licencias que incluyen cerca de tres millones de armas. Una pequeña parte, que ronda las 9.000, responden a licencias B. Las mismas que Vox defiende para que sean de uso libre en caso de amenaza.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Armas de fuego: ¿Qué permite la ley y cómo se burla?