«Muchos jóvenes no piensan en los riesgos cuando consumen drogas»

Ponteareas alberga un programa de prevención directa en la calle que ya ha llegado a más de un millar de personas

;
«Veo a chavales de 13 años bebiendo alcohol» Van de movida con los jóvenes para intentar concienciarlos de los efectos nocivos de los estupefacientes y el alcohol en su salud. Acompañamos a unos monitores del programa «A qué xogas?» en una noche de patrulla por Vigo

ponteareas / la voz

Miles de jóvenes consumen alcohol en la calle cada fin de semana. Inundan calles y plazas de cualquier villa o ciudad para relacionarse en un ambiente distendido. Pero siempre hay quien se entrega a los excesos y eso, a la larga, degenera en problemas de alcoholismo y otras adicciones que dañan su salud.

Es precisamente en estos escenarios urbanos tan habituales durante las noches de los fines de semana donde la Xunta de Galicia ha puesto en marcha un programa de prevención de las drogodependencias. Su originalidad radica en que es una acción directa sobre los consumidores en sus lugares de diversión.

Profesionales de la educación social los abordan por la calle para informarles de los riesgos que conlleva el consumo de determinadas sustancias. También les alertan sobre las formas de contagio de las enfermedades de transmisión sexual. Los técnicos son jóvenes que se encuentran en la veintena, lo que les permite tratar de tú a tú a las personas a las que va dirigida esta campaña.

Se trata de una iniciativa de la Consellería de Sanidade que desarrolla la empresa Marexada y que ya ha llegado a más de un millar de jóvenes y menores de edad a lo largo de medio centenar de intervenciones desarrolladas desde hace casi un año.

Las últimas acciones preventivas las han realizado durante las pasadas fiestas de Ponteareas, A Guarda y en San Teleco. Durante los últimos meses también han recorrido otras localidades de la provincia de Pontevedra como Sanxenxo, Moraña, Lalín o Cambados, entre otros lugares.

Perfiles de riesgo

«El perfil que buscamos son personas jóvenes que se encuentren consumiendo para hablarles de una forma cercana y en su contexto», señala Sandra Martiño, trabajadora social y psicóloga, una de las técnicos que desarrollan el programa. Persiguen sobre todo al sector más vulnerable de menores con edades comprendidas entre los 15 y los 18 años, que empiezan a salir por la noche con sus amigos y con quienes suelen tener sus primeros contactos con las drogas.

A los trabajadores sociales que desarrollan esta campaña se les distingue por sus camisetas y mochilas de color naranja con el lema ¿A qué xogas?. La respuesta a veces resulta preocupante. «Nuestra función es que conozcan los riesgos, porque muchas veces un amigo les da una sustancia que no saben lo que es y la consumen», afirma Leticia García, trabajadora social. «Me llama mucho la atención que se toman una pastilla porque se la ha dado el colega y no saben ni lo que es, pero se la tragan igualme», afirma.

Estos educadores de calle utilizan herramientas para poder hacer llegar su mensaje a menores y adolescentes. «Tenemos códigos QR para que puedan ver vídeos con las consecuencias derivadas del consumo de drogas, les hacemos encuestas sobre hábitos saludables, les entregamos chapas con mensajes y les planteamos actividades para poder entablar una conversación con ellos».

Las intervenciones son de tres horas. Suelen coordinarse con los técnicos de drogodependencias de cada población, que les orientan sobre los eventos más multitudinarios donde se congregan jóvenes o se hacen botellones. También cuentan con una carpa informativa para colocar en las plazas donde se concentran cientos de jóvenes y así no necesitan moverse en su búsqueda por los lugares ocio.

Los miembros del programa han tenido una actividad intensa durante las fiestas del verano. Esta acción está subvencionado por la dirección xeral de Saúde Pública.

Falta información entre los chavales que empiezan a beber muy pronto

Las trabajadoras sociales del programa A qué Xogas abordaron a jóvenes que disfrutaban de la noche de Ponteareas. «Cada vez que nos acercamos a un grupo que responde al perfil que buscamos la respuesta es buena», asegura Sandra Martiño. Su modo de intervención se basa en la cercanía y en huir de todo lo que pueda significar autoridad. «Nuestra función no consiste en dirigirnos a un grupo de jóvenes y decirles que no consuman. Lo que queremos es que conozcan los riesgos. Su respuesta es positiva porque somos un perfil joven y tienen cercanía a nosotras».

Los jóvenes agradecen la información. «Es buena idea. Mis padres siempre me han dicho que el alcohol se debe tomar con moderación. Hoy en día, por zonas que conozco de Vigo y alrededores, hay chavales de 13 años bebiendo y eso es muy perjudicial y me parece muy bien que informen», valoraba uno de los jóvenes. «Hay chavales que empiezan muy pronto a beber y me da que eso por falta de información», señala otro. «Sé de casos que no han recibido una formación apropiada para enfrentarse a las drogas», manifestaba otra de las chicas.

El responsable de la empresa Marexada, Benito Pastoriza, destaca que lo suyo es hacer un trabajo de prevención. Estaremos satisfechos si conseguimos que la gente se drogue menos. Debemos ser capaces de que se lleven los folletos y que genere un debate entre ellos. Muchos jóvenes piensan que fumar un porro y un pitillo es lo mismo o algunas mezclas que hacen para no tener resaca».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Muchos jóvenes no piensan en los riesgos cuando consumen drogas»