Hallan una capilla trasaltar del siglo XIII en la iglesia de Oia

Monica López Torres
MÓNICA TORRES OIA / LA VOZ

OIA

rodríguez `+ pintos arquitectos

El espacio se encontró tras eliminar los rellenos no originales

16 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

La restauración de la iglesia de Oia ha sacado a la luz los restos de una antigua capilla trasaltar. «Ha sido una maravillosa sorpresa», explica el arquitecto Santiago Pintos, miembro del estudio Rodríguez+Pintos, adjudicatario de la intervención que, por casi un millón de euros financia la Xunta. Se trata de una capilla primitiva, coetánea con la construcción de la iglesia, por lo que también sería del siglo XII. «Solían estar dedicadas a la virgen o ser usadas como sacristía», apunta el arquitecto. A expensas de los resultados de la excavación que estos días llevan a cabo los arqueólogos, Pintos avanza que se han localizado restos de los muros y que aún no se sabe si habrá pavimento.

Es el hallazgo «más inesperado», pero no el único descubrimiento de la intervención que pretende salvar la joya patrimonial del Camino por la costa del agua tras décadas de filtraciones y gotearas que habían cubierto de verdín parte de sus muros. La iglesia luce ya otro aspecto mucho más saneado y ha ganado visibilidad porque se ha desenterrado hasta dos metros al eliminar algunos rellenos de tierra que no eran originales. «Creemos que será algo que llamará la atención de los visitante. La iglesia enterrada tenía unas proporciones exteriores parecidas a una capilla y ahora emerge con unas impresionantes proporciones originales», indica Santiago Pintos.

La prioridad es salvaguardar la salud del monumento, comprometida por la humedad y estos rellenos afectaban directamente a la falta de respiración del conjunto. «Ya se empiezan a apreciar mejoras. Tras quitar esos rellenos que no eran originales y mejorar la ventilación abriendo huecos que estaban tapiados, ya están desapareciendo los líquenes», confirma Santiago Pintos. «Los monumentos que han llegado hasta nosotros son maravillosos y están muy bien construidos. A veces, se trata, precisamente de no cambiar lo que está bien hecho y nosotros, en Oia, lo que pretendemos es recuperar el comportamiento constructivo correcto», señala el arquitecto.