Un buda en el Camino por la costa

Decenas de peregrinos fotografían a diario la monumental escultura que instalada por una familia de Oia en su jardín. Algunos hasta la reverencian


oia / la voz

Laruta jacobea no es ajena a los peregrinos japoneses. Es una de las nacionalidades que más crecen en cuanto a viajeros hacia Compostela pese a su distancia geográfica. En el Camino portugués por la costa, los ciudadanos del país del sol naciente han encontrado un punto idóneo para disfrutar de la fusión de culturas que se selló hace años, cuando se hermanaron el Camino de Santiago y el de Kumano Kodo. A la multitud de miradores, iglesias, cruceros y demás patrimonio que salpica la vía que cruza O Baixo Miño, atractiva de por sípor transcurrir a pie de océano, se le suma ahora un enorme buda que descansa en la finca de una familia de Oia y que, sin pretenderlo, se ha convertido en uno de los puntos más fotografiados de este tramo de la ruta.

Se trata de un monumental buda, con el gesto congelado en pleno proceso de meditación, fondo y objetivo a diario de los populares selfis. Los japoneses, aventajados donde los halla, también en el arte de inmortalizar cuanto ven con sus cámaras, han descubierto en esta residencia del municipio de Oia un enclave especial para la oración. «Muchas veces nos hemos encontrado peregrinos haciendo fotos de la casa, pero también a tres japoneses haciendo una reverencia con una sonrisa de oreja a oreja», explica Francisco Molina. Es el dueño, con su mujer Chari Borrego, de la vivienda en la que se asienta la escultura que llama la atención a cuantos peregrinos o turistas circulan por la carretera que une A Guarda con Baiona.

El buda que ahora descansa en Oia hizo su propio camino en su momento. Fue un encargo del hijo de la pareja, hace catorce años. Desde entonces forma parte de la familia. Estaba en el jardín del chalé que el joven tiene en Madrid, de donde son oriundos y donde mantiene su residencia habitual el hijo. «Cuando pensamos en asentarnos aquí y él decidió vender su chalé, mandó traer el buda para Galicia. Los nuevos inquilinos querían mantenerlo en la propiedad que acababan de adquirir, pero él les dijo que no entraba en la venta», confirma Francisco Molina.

En el Ifema lo encargó su propietario, pero la monumental figura, de unos dos metros de envergadura, fue hecha por encargo y traída desde la India, recuerda este matrimonio cuya carrera profesional, al igual que la su hijo ahora, ha tenido mucho que ver con la decoración y aseguran compartir también su inclinación por los decorados y la ambientación oriental. De hecho, dos guerreros de Terracota de un metro de altura flanquean la puerta principal de una residencia que compraron ya terminada por fuera pero que la familia ha hecho suya acabándola a su gusto, incorporando terrenos y transformándola en su hogar, poco a poco. Al matrimonio les pilló el confinamiento ya aquí tras decadas en la capital de España. «Casi no nos hemos enterado», apunta Molina. También se atreve con la comparación. «Tras 45 años trabajando en Madrid, con negocios, autónomos, esto no tiene precio. Es la noche y el día, aquello agota y aquí hay una paz inigualable», sostiene el patriarca de la familia.

El objetivo de fijar su residencia en Galicia viene de lejos. El matrimonio es la avanzadilla ya que, explican, su hijo espera asentarse también en Oia con su pareja en unos años. Por eso ya se ha adelantado su Buda. «Vino en una grúa y fueron necesarias seis personas para poder moverlo y colocarlo en el lugar», recuerda Francisco Molina. La pieza está hecha en fibra de vidrio y lo que sí tuvo es que adaptarse al medio. El salitre afectaba a la pintura hasta que dieron con la idónea, permitiendo mantener el brillante dorado pese a la proximidad al mar.

«Siempre veníamos a Galicia en vacaciones y, al jubilarme, nos enamoramos de esta zona de Oia. Es un microclima y una zona ideal, con unas vistas preciosas e inigualables», defiende la pareja. En la finca también hay un estanque. «Es de mi hijo Javier, amante de los animales como Ana, su pareja. Siempre que pueden se escapan aquí y esperan venirse definitivamente.

 

SANTA MARÍA DE OIA

Al lado de la capilla

La propiedad se encuentra en el entorno de barrio del Arrabal del municipio de Santa María de Oia. Justo al lado de la ermita de San Sebastián, en la calle de Vicente López. La original estaba dedicada a San Antonio. Se reedificó en 1770 y es parada del Camino por la costa.

Vive Camino

Toda la información sobre el Camino de Santiago en Vive Camino

Votación
1 votos
Comentarios

Un buda en el Camino por la costa