Matan a dos perros en parques de Coia poniendo cebos con veneno o clavos

La asociación Libera pide policías de paisano en los jardines por el riesgo para los niños


vigo / la voz

El barrio de Coia, en Vigo, sigue la estela de Ourense y A Coruña, ciudades en las que unos desaprensivos colocan cebos de carne con veneno, clavos o agujas en los parques para matar a perros que las ingieren. La asociación Libera ha pedido al Concello de Vigo que refuerce las patrullas de policías locales de paisano en Coia para vigilar los parques y centros escolares en cuyo entorno han aparecido en los últimos meses esta comida-trampa para mascotas. Los animalistas creen que estos cebos son un riesgo potencial para los niños más pequeños que los podrían confundir con un juego y llevárselos a la boca.

Libera tiene constancia de dos muertes de perros en Coia en los últimos días tras ingerir cebos cerca del entorno del Instituto de Enseñanza Secundaria Castelao.

«Esto es una conducta delictiva, no es un juego ni una tontería. Es gente que siempre actúa contra los más desprotegidos, como los animales o los menores, que se lo pueden llevar a la boca. Los colocan en espacios fáciles de encontrar en un jardín», advirtió ayer Rubén Pérez, de la delegación en Galicia de Libera.

Ve un agravante que la trampa letal apareciese «al lado de un centro educativo», lo que calificó de «terrible». Añade que «no es la primera vez» y recalcó que en Ourense hay una «gran problemática» porque ponen «carne con clavos» y lo dejan en los parques a la espera de que algún perro pique y muera. En algunos barrios de A Coruña también hay «un repunte».

Por eso, le plantean al Concello que desarrolle actuaciones para que «no se repitan situaciones como esta». También proponen hacer campañas informativas a los ciudadanos «para que denuncien y no sea solo una queja en las redes sociales». Recalcan que «no parece ponerse coto a estas acciones tan crueles como peligrosas».

Por ello, reclamaron una estrategia «clara y contundente» para prevenir la aparición de más cebos. Los implicados se pueden enfrentar a castigos de prisión de cuatro meses a dos años. Se le podría combinar con un delito de maltrato animal, que suponen hasta 18 meses de cárcel.

Salchichas con alfileres

En mayo del 2018, la Policía Local rastreó San Miguel de Oia en busca de un individuo que intentó envenenar a los perros de una finca dejando como cebo unas salchichas llenas de alfileres. La dueña de los terrenos, en donde tiene dos perras, estaba realizando labores de desbroce en su finca vio varias salchichas esparcidas en un radio de dos metros, cerca de una valla metálica.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Matan a dos perros en parques de Coia poniendo cebos con veneno o clavos