Felipe Bárcena: «Se está deteriorando la calidad de la población de los garranos de A Groba»

El científico, también especialista en lobos, alerta de que la población ha bajado un tercio en más de dos décadas


VIGO / LA VOZ

Felipe Bárcena, experto en el estudio de los garranos (variedad equina salvaje de los montes en Galicia) pide la palabra para analizar la situación de la especie tras la matanza de cuatro ejemplares en la sierra de A Groba (Oia). No habla de oídas, todo lo contrario. Más de sesenta años pateando esa y otras sierras legitiman el discurso de este científico vigués de honra -por su condición de conde de Torre Cedeira- con mucho que enseñar todavía.

-La Guardia Civil apunta a diferencias entre ganaderos de quino y vacuno para explicar lo ocurrido en Oia...

-La palabra ganadero, refiriéndose a los garranos, no me gusta mucho. Yo usaría la palabra besteiro, mucho más adecuada porque son animales salvajes, no ganado. Eso sí, son herbívoros y comen hierba. En este caso concreto, parece ser que son ganaderos de vacuno que pusieron hierba seca para que comieran las vacas y cuando estas terminaron, las bestas que pasaron por ahí se pusieron a comer también. Parece que no les gustó a los propietarios de las vacas y devino en esta bestialidad, en este asesinato, porque no tiene otra palabra. En España no existe una palabra para describir matar con alevosía a un animal. En inglés sí, Killer, asesino, pero en Españas sería matador, y aquí es un héroe.

-Dicen en A Groba que hace 25 años, solo allí, había más de 2.200 cabezas equinas. Hoy son 850, ¿peligro de extinción?

-La cifra de 2.200 está documentada. En la década de 1970 hubo un jefe de Sanidad Animal en Pontevedra, Pedro Iglesias, que hizo ese primer censo y, yo creo, el único hasta la fecha. Él estudió los garranos de A Groba, que allí llaman burras.

-¿Puede hablarse de variedad única en esta sierra?

-El interés de los garranos de A Groba es un ecotipo distinto del resto de garranos de la Península Ibérica, porque son los más pequeños de todos y tenían unas diferencias de color peculiares descritas por Pedro Iglesia y que es una pena porque se están perdiendo. Antiguamente los garranos tenían muchas aplicaciones porque claro, se montaban, se usaban como animales de trabajo, incluso como vientres para producir mulas, se usaban las crines, se vendían las crines que tenían un valor económico importante. Hoy día lo único que valen desde un punto de vista comercial, pues es la carne, sobre todo de potro.

-Un potro cuesta entre 50 y 70 euros, tampoco se gana mucho...

-Claro, es por ese motivo, que son muy pequeñitos, porque son un ecotipo especial. Son un ecotipo adaptado a ese medio. Es una cuestión taxonómica, a mí me gusta llamarlos garranos porque no son caballos. El caballo es otro animal. El caballo es un herbívoro. El garrano no, el garrano es un fitófago, gran parte de la dieta de los garranos es el tojo, una parte muy insustancial.

-Autosuficientes, entonces...

-Tú a los garranos los sueltas en montes con tojo y no se mueren, se alimentan. Eso lo haces con los caballos y se mueren, no son capaces de alimentarse del tojo. Son dos équidos diferentes. Curiosamente, dentro de Galicia, este Pedro Iglesia definió tres ecotipos, y el más peculiar de todos era el ecotipo de A Groba, que precisamente, para incrementar esos canales que usted me dice que los besteiros se quejan que valen poco, pues meten sementales más grandes, con lo cual, las yeguas tienen más problemas. No sé, no tiene ningún sentido y se está deteriorando la calidad de la población de los garranos de A Groba, que dentro de la población total de garranos del norte de la Península Ibérica y el sur de Francia.

-La muerte a palos de los caballos de Oia incluso ha llegado al Congreso de los Diputados, allí también se habló de peligro de extinción. No será más bien que la especie se adapta, al presente del rural, más despoblado...

-Esto es mucho más complejo. Los garranos son los fitófagos salvajes más grandes de la Península Ibérica. Fito es planta, fago es comer, comedores de plantas. Allá, en los montes donde viven los garranos, la diversidad es mucho más alta, pero no solamente la diversidad animal, que podía ser, sino también la florística, porque estos animales llevan viviendo miles de años aquí, y han conformado el paisaje, cada vez está más reducido. Claro que se están extinguiendo, si en los últimos 10 años se ha reducido un tercio su población, pues sí que hay peligro de extinción. Si usted me cuenta que 5.000 son muchos, son muchos depende, aparte tenga en cuenta que estos animales no funcionarían por sí solos, viven en manadas.

-¿Problema de difícil solución?

-Es un tema mucho más complejo, no es decir, ‘Quedan tantos en el mundo, no se extinguen’. Pues sí, es una especie que yo la calificaría como vulnerable, y además, vamos a ver, aquí en Galicia, en este momento tienen este problema, porque aquí tenemos tojo y los caballos no son capaces de alimentarse de tojo, y precisamente ese es el único motivo de que sigan subsistiendo los garranos y por el que han subsistido siempre.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Felipe Bárcena: «Se está deteriorando la calidad de la población de los garranos de A Groba»