El Corte Inglés de Oia cumple 100 años

Edmundo Blanco fundó en 1918 la tienda más próspera del municipio, que ahora regentan sus nietos


oia / la voz

«Imos ó Corte Inglés de Oia, dicían sempre os que baixaban á nosa tenda». Miguel Blanco Álvarez es hijo de Edmundo, el fundador de Comercial Blanco, la tienda más antigua del municipio. Cuando Miguel nació aún faltaba casi una década para que el ahora líder indiscutible del ránking por ventas del sector de grandes almacenes en Europa abriera en la calle Preciados de Madrid. Su padre, natural del municipio ourensano de A Rúa de Petín, llegó a Oia en 1918 para visitar a su hermana, que era profesora en el colegio público, antes de fijar su residencia en Campo Lameiro. «Só viña de visita, pero tanto lle gustou o sitio, que decidiu quedar aquí e abrir a tenda», explica Miguel Blanco. Primero le conquistó el municipio y cuatro años después la guardesa Isabel Álvarez, con la que fundó su familia y su negocio.

Comercial Blanco cumple su primer centenario con muy buena salud. Las grandes superficies no han podido con esta tienda que, en la actualidad regenta ya la tercera generación de la familia y en la que se puede encontrar de casi todo. «Agora hai dúas empregadas máis o meu fillo, a muller e a miña filla», confirma Miguel, que pasó el testigo a sus hijos tras casi medio siglo de dedicación, ya que se inició con 15 años. «Temos de todo: calzado, confección, charcutería, ferretería, colchonería, comestibles...», afirma con la tranquilidad del deber cumplido y de haber dejado en las mejores manos el legado de su padre.

Abrirse camino nunca es fácil y Miguel vivió todos los cambios, proyectos y horas de trabajo que sus padres tuvieron que luchar. «O meu pai traballaba moito para o convento, vendíalle ós monxes as telas que encargaban en Barcelona e tamén compraba o gando para surtir ós barcos de Vigo», recuerda Miguel, a quien la posguerra le pilló en plena infancia. «Tamén repartía el o racionamento. Tocaba un cuarto de aceite para todo o mes e cen gramos de azúcar por familia», relata con gran lucidez. De aquellos años no olvida cómo jugaban en la carretera principal al fútbol, «porque como moito pasaba un coche en todo o día» y también guarda anécdotas agridulces. «Unha das veces que foi cos bidóns a polo aceite para os veciños, tivo que volver a por sacos, porque realmente o que lle daban era grasa», rememora.

«Non sei se o negocio seguirá porque só teño un neto, pero aínda que siga con el, unha carreira nunca está mal», deja caer el abuelo. Su hijo Edmundo, que heredó el nombre del fundador del negocio, también creció en la tienda. «Aún era pequeño pero recuerdo que el chocolate se vendía por onzas y un par de botas de goma por una peseta», explica demostrando que también viene de familia lo de la buena memoria y el mejor trato al cliente. A día de hoy tienen 50.000 referencias de productos distintos. «Y si no tenemos hoy lo que quiere un cliente, se lo conseguimos para mañana», advierte bromeando tras el mostrador.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos
Comentarios

El Corte Inglés de Oia cumple 100 años