Un vecino de O Rosal en la berza

La monumental col de Sinforiano Martínez causa asombro: mide 4,30 metros y adornará cual árbol de Navidad


O ROSAL / LA VOZ

Los gallegos siempre han sido más de estar «nas verzas» que en Babia, en las Batuecas o en la luna de Valencia. Pero Sinforiano Martínez y María Jesús Cerrara han ido un paso más allá. Ellos están con una auténtica berza porque el ejemplar que han cultivado en su finca alcanza ya los 4,30 metros de altura. De hecho, se ha convertido en un punto de localización visible desde casi cualquier parte de la parroquia de Pancenteo, en O Rosal.

La imponente col, que crece como las habichuelas mágicas, ya ha marcado un récord de tamaño que afianza este punto de inflexión. En el entorno y en la propia finca de este matrimonio rosaleiro hay otras berzas que apuntan maneras pero ninguna le hace sombra ni recuerdan nada así en los más de sesenta años que viven en el lugar. Cuando al llegar a Panceteo alguien pregunta por Sinforiano, le indican hacia la berza, ya que la planta sobresale por encima de todos los cultivos que la familia tiene en el lugar y que no son pocos.

Es un ejemplar tan asombroso que no lo van a comer, llamado a ser además este año el centro de los adornos navideños. «Xa que polo do covid hai que facer un Nadal máis minimalista, é mellor iluminar a berza que un abeto», dice Sinforiano derrochando humor pero sin bromear, porque piensa hacerlo.

Cree que el motivo de que esta col haya alcanzado tremenda altura se debe a la denominación de origen «porque os coidados que lles dou a todas son os mesmos». «Compramos a primeira hai catro anos en Santiago e a vendedora díxonos que crecían máis porque eran inglesas. Teño algunhas galegas que pasan dos dous metros pero o certo é que nunca vin cousa así e todos me preguntan», señala Sinforiano Martínez. Las primeras se secaron pero ellos ya habían sacado adelante los esquejes que han posibilitado este monumental ejemplar. «Non o imos cortar porque creo que vai pasar dos cinco metros o ano que vén, que obre a natureza a ver onde chega. Teño outros dos máis atrás que xa pasan dos dous metros, que é o tope ó que acostuman chegar as galegas», explica. También ha plantado ya otros cuatro esquejes más para que la col inglesa siga cogiendo altura en su finca.

«A diferenza ten que ser pola variedade. O único tratamento que lles dou é algo ecolóxico para os posible fungos e que se pode facer tamén na casa con ortigas e o demais é augua de rego», sostiene este fecundo agricultor y electricista jubilado. Tanto Sinforiano como María Jesús nacieron en Santa Marina do Rosal y viven en la casa familiar de ella. «Aquí cultivamos case todo o que comemos e bebemos na casa. Temos patacas, berzas, tomates e ata vide para viño», explica la pareja recordando que residen en el vergel de O Baixo Miño, donde todo se da.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un vecino de O Rosal en la berza