O Rosal se viste de plata

Balonmano El Novás asciende a División de Honor B con una fase inmaculada


vigo / la voz

A la tercera (en casa) fue la vencida, y el Novás, al fin, puede decir que es de Plata. El equipo de Isma Martínez cerró ayer una fase de ascenso perfecta con un triunfo sobre el Montequinto (29-20) que certificó el billete de los de O Rosal a la segunda división del balonmano español. Los de Dos Hermanas, que partían con los mismos cuatro puntos que los anfitriones, apenas opusieron resistencia ante un Novás que llevó la batuta en todo momento amparado en la veteranía de una plantilla fraguada en mil batallas.

Un parcial de 6:0 fue la carta de presentación del Novás frente al Montequinto. El cuadro andaluz, consciente de la fortaleza defensiva local y de su eficacia ofensiva, optó por sorprender apostando por un portero-jugador, pero la decisión resultó errada y el Novás encontró goles fáciles que fue subiendo a su cuenta gota a gota. Por si eso fuese poco, Kevin García, que el sábado había sido protagonista ante el Dominicos, se agigantó de nuevo bajo palos y cuando el equipo de Dos Hermanas lograba avanzar metros, o se estrellaba contra el meta, o directamente se precipitaba y enviaba el balón a las nubes.

Al cuarto de hora los de O Rosal ya manejaban una ventaja de seis goles (9-3) que se disparó hasta los nueve (14-5, min. 25) a pesar de que los anfitriones tuvieron que afrontar un par de exclusiones de las que salió indemne. El Montequinto, desquiciado en ataque, solo logró maquillar la diferencia en el tramo final del primer tiempo, cuando redujo distancias hasta un 14-7.

El arranque de la segunda mitad fue una continuación de lo anterior. Los andaluces no fueron capaces de sacar rédito a su doble superioridad inicial y poco antes de que se cumpliesen los diez minutos el Novás ya doblaba 20-10 a su rival. En una nueva doble inferioridad, y arropado sobre todo por su pivote, el Montequinto intentó limar el marcador, y aunque la joven plantilla sevillana no perdió la cara al encuentro en ningún momento, únicamente logró rebajar la distancia a seis goles (24-18, min 51). Pero era tarde. Otro arreón del Novás, en el que Manu Martínez brilló, volvió a ampliar la ventaja, mientras la grada ya celebraba el ascenso y las primeras lágrimas de felicidad rodaban por las caras de los jugadores. El Novás, al fin, es de Plata.

Ficha técnica:

Novás (29): ?Kevin García, Roberto Rodríguez, Iago Flores (3), David Pichel (4), Paulo Dacosta (4), Germán Hermida (6), César Armán, Roberto Calvo, Iago Cuadrado (3), Miguel Sío (1), Iago Muíña (2), Carlos Rodríguez, Manuel Trigo, Manu Martínez (6), Yago Alonso, Daniel Vicente.

 Montequinto (20): Martín, Campanario (1), Ceballos (2), Martínez, Regordán, Dorado (2), Serradilla, Domínguez (1), Jiménez (1), Peñalver, Mateos, José Andrés Torres (12), Rodríguez, Mira, Gallardo, Fernández (1).

 Tanteador cada 5 min: 3-1, 5-1, 8-3, 11-5, 13-5, 14-7 (descanso); 18-9, 20-11, 21-13, 24-15, 28-18, 29-20 (final):

 Árbitros y exclusiones: Alfredo Arcos y Óscar García. Excluyeron a los locales Flores, César, Muíña, Rodríguez, Trigo y Yago Alonso (2); por los visitantes, a Serradilla, descalificado en el 52 tras ver la tercera exclusión.

 Incidencias: Encuentro disputado en el pabellón de O Rosal, que lleno a reventar.

Votación
1 votos
Comentarios

O Rosal se viste de plata