Miles de rutas guiadas a los Muíños do Folón... y una película

Begoña Rodríguez Sotelino
begoña r. sotelino VIGO / LA VOZ

O ROSAL

Juan Ramón Martínez, monitor en la zona durante diez años, graba ahora un documental en el paraje de O Rosal

15 mar 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Xoán Martínez Tamuxe inculcó en su hijo el amor por la etnografía y el patrimonio cuando siendo niño conoció los Muíños do Folón, un tesoro ubicado en su municipio de origen, o Rosal. Muchos años después de aquello, el joven Juan Ramón Martínez Barbosa se fue a estudiar Historia a la Universidad de Santiago y ya licenciado, buscando una salida laboral, se apuntó a los primeros cursos de guía turístico de rutas que impartió hace doce años el Concello de O Rosal con la Xunta de Galicia. De este modo, Juan Ramón, el hijo de Xoán, se acercó otra vez a aquel paraje, ya que comenzó ejerciendo en este itinerario lo aprendido. Este año se cumple una década desde comenzó a mostrar a los visitantes ese entorno y coincidiendo con ese décimo aniversario, tras incontables visitas conociendo palmo a palmo el recorrido, decidió elaborar algo más duradero que una charla a pie de monte que se lleva el viento. Hace tres años se hizo autónomo. Siguió con ese trabajo, pero además montó la empresa audiovisual Miño Films junto a Cristóbal Coímbra. «Es algo que engloba casi todas las cosas que me gustan, como la fotografía, la imagen o la escritura», cuenta. Así nació su proyecto de documental que tiene como protagonista al conjunto histórico etnográfico formado por 67 ingenios hidráulicos datados en los siglos XVII y XVIII.

El documental Muíños do Folón-Picón pretende «resaltar que por su emplazamiento agreste, distribución y número, son únicos en el mundo», cuenta sobre un conjunto que casi se pierde, pues estaba abandonado y olvidado, pero que en los años 90 fue restaurado con la ayuda del Concello de O Rosal, la Xunta de Galicia y fondos europeos.

El rodaje comenzó el pasado mes de noviembre y continuará durante todo el 2015. «La idea es realizar grabaciones todos los meses y reflejar así cómo va cambiando el entorno durante todas las estaciones del año», explica. El plan de rodaje incluye entrevistas a molineros, escritores, profesores, deportistas que hacen rafting en el río, visitantes, miembros de la comunidad de montes «y todas aquellas personas que tuvieron algo que ver en que este conjunto sea un referente, cuando menos, en el Baixo Miño y en Galicia», subraya.