El juzgado ordena la reconstrucción del crimen del pozo en O Porriño

La Voz O PORRIÑO

O PORRIÑO

Uno de los detenidos ha pasado esta mañana a disposición judicial
Uno de los detenidos ha pasado esta mañana a disposición judicial M.Moralejo

El objetivo de la recreación, fijada para el viernes, es determinar la secuencia de hechos que culminó con la muerte de Carlos Alberto Videira do Orfao

23 ene 2023 . Actualizado a las 23:01 h.

El Juzgado de Instrucción número 3 de O Porriño ha ordenado una reconstrucción del crimen del Pozo. La operación Profundo 21 culminó con la detención de cinco personas, cuatro hombres y una mujer en Vigo y O Porriño. Dos de ellos quedaron libres en dependencias policiales, otro tras prestar declaración ante el juez y los otros dos ingresaron en prisión. Según pudo avanzar La Voz, la reconstrucción de los hechos que supuestamente culminaron con la muerte de Carlos Alberto Videira do Orfao el 13 de octubre del 2018, aunque su cuerpo sin vida no fue localizado hasta febrero del año pasado, se realizará este viernes.

En la recreación de los hechos participarán los dos detenidos que están en A Lama y el hombre que quedó el libertad tras prestar declaración en sede judicial y que aseguró que los otros dos se hicieron pasar por policías y le obligaran a que citara a Carlos Alberto Videira do Orfao en su taller porque les había estafado con el carburador de un BNW. La reconstrucción permitirá secuenciar los hechos y contrastar las versiones de los detenidos en base a la investigación Profundo 21, desarrollada por el grupo de Personas del Equipo de Policía Judicial de la Comandancia de Pontevedra. Previsiblemente, la reconstrucción tendrá como escenario principal la nave de la calle Severino Cobas en la que el detenido que quedó en libertad tras prestar declaración dijo que le obligaron a citar a la víctima y donde aseguró haberla visto por última vez. A todos ellos se les arrestó como responsables de la comisión de un delito de homicidio, detención ilegal y encubrimiento.

«Cuando llegamos, los supuestos policías ya estaban allí, le pegaron le pusieron grilletes y se lo llevaron en la furgoneta de un cliente. Cuando regresaron sin él me dijeron que lo habían abandonado en medio de un monte en Portugal y que, si decía algo, lo pagaríamos mi hijo y yo», indicó el detenido tras abandonar las dependencias judiciales.