El Concello de Vigo inicia el cobro del agua por la fuerza a O Porriño

alejandro martínez VIGO / LA VOZ

O PORRIÑO

M.MORALEJO

Aprueba la vía de apremio para ingresar 213.000 euros del ejercicio 2017

13 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El Concello de O Porriño no le paga al de Vigo el agua que recibe del embalse de Eiras. Ignora de manera permanente las facturas que cada dos meses le manda Aqualia. La administración local de Vigo se ve nuevamente obligada a iniciar el procedimiento de cobro forzoso para saldar una parte de la deuda. El año pasado lo hizo para ingresar un total de 197.704 euros de 2016. La Junta de Gobierno Local de Vigo acaba de acordar el inicio de la vía de apremio para cobrar el servicio que le prestó en 2017 por un total de 213.202 euros. El Concello de Vigo amenaza con el embargo y posterior subasta de bienes del Concello de O Porriño para cobrarse la deuda, en virtud de un acuerdo plenario que data de 1998. A lo largo de los próximos años, lo hará con los sucesvios ejercicios impagados, hasta que se ponga al día.

El procedimiento lo ha iniciado la propia concesionaria Aqualia ante la falta de pago. El director ha remitido al Concello la relación de liquidaciones de tasas por la prestación de los servicios de suministro de agua que no fueron ingresadas durante el periodo volntario, con el fin de que se abra el proceso de la vía de apremio. Son un total de seis cuotas tributarias con un carácter bimensual que van desde los 27.2019 euros del período de menor consumo de los meses de marzo y abril hasta los 40.459 de los meses estivales, hasta sumar el total de 213.202 euros.

La vía de apremio se inicia mediante una providencia notificada al Concello de O Porriño. «Será título suficiente para iniciar el citado procedimiento e terá a mesma forza executiva que a sentencia xudicial para proceder contra os bens e dereitos dos obrigados tributarios», según el informe de la Tesorería de Vigo. Desde 2017, ya ha pasado tiempo de sobra para que el Concello inicie el procedimiento para el cobro forzoso. La ley da un plazo de tres meses a contar desde la finalización del período voluntario de cobro para que el concesionario presente al Concello la relación de facturas impagadas para que tramite y apruebe los correspondientes expedientes de constreñimieno.

A pesar de que O Porriño no recibe de Vigo el agua potabilizada y apta para el consumo, para la concesionaria representa un gasto esta labor de suministro. En primer lugar, debe recuperar la inversión realizada en el canal de Eiras. Como beneficiario del embalse, al Concello de O Porriño también le corresponde aportar de la vigilancia de la instalación. El mantenimiento y conservación del canal por el que circula al agua desde la presa de Eiras hasta O Porriño también supone unos gastos que el Concello de A Louriña lleva años negándose a costear. O Porriño se expone a tener que pagar intereses de demora por no realizar los pagos dentro del periodo voluntario.

Sentencia

El TSXG ya ha sentenciado en favor de que el Concello de Vigo cobre al de O Porriño por el suministro del agua. En 2015 dio la razón a Vigo en la exigencia de dos millones de euros al Concello de O Porriño por el agua suministrada desde 1998 a este municipio. Aquel año Vigo estableció los términos de cobro a las localidades a las que suministra agua desde el embalse de Eiras. El Tribunal gallego consideró determinante el hecho de que el Concello de O Porriño, tras ser notificado del acuerdo alcanzado en Vigo, no solo no mostró discrepancias al respecto, sino que incluso satisfizo algunas de las liquidaciones.

Los jueces consideraron que lo ideal hubiese sido un acuerdo inicial entre las partes para el pago de este servicio en lugar de establecerlo Vigo de forma unilateral.

«Aceptamos que haya que pagar, pero tenemos que acordar cuánto», dice la alcaldesa

Responsables del Concello de Vigo y de O Porriño han iniciado negociaciones para aclarar los pagos por el mantenimiento de la presa de Eiras. La alcaldesa de O Porriño, Eva García de la Torre, reconoce que hay una sentencia que expresa el deber de contribuir al sostenimiento de la infraestructura. «Hemos mantenido conversaciones y volveremos a reunirnos para aclarar las cantidades que se adeudan y los conceptos por los que nos han estado facturando para llegar a una cantidad y a un calendario de pagos para cancelar la deuda», manifestó ayer la regidora socialista.

Matiza que los acuerdos que se alcancen comprometerán a las arcas municipales de O Porriño solo hasta el 2014, puesto que, a partir de ese año, el Consorcio del Louro pasó a gestionar el agua, por lo que hay una negociación paralela con esta entidad supramunicipal, indicó la alcaldesa.