O Porriño llama a liberar los nichos públicos porque solo le quedan dos

Monica López Torres
Mónica Torres O PORRIÑO

O PORRIÑO

C

Los vecinos con familiares en lugares municipales alquilados y ocupados desde hace más de seis años han de vaciarlos y limparlos antes del 5 de mayo

04 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La falta de espacio en el cementerio de O Porriño, donde ya solo quedan dos nichos vacíos, ha hecho que la alcaldesa, Eva Garcia de la Torre, haya tenido que emitir un bando por el que se solicita a todos los vecinos con familiares en lugares de propiedad municipal desde hace más de seis años, que procedan a la retirada de los restos y a su limpieza para ponerlos a disposición del gobierno municipal. El plazo que hay para exhumar los restos es de tres meses y vence el próximo 5 de mayo.

Es una medida que se toma ante una situación extraordinaria por partida doble, explica el edil responsable de Cementerios, Sergio Casal. «Entendemos que no es una decisión fácil y que nunca se encuentra el momento idóneo para exhumar a un ser querido, pero la pandemia y el incremento de la población en el municipio, obliga a tomar medidas para poder seguir prestando los servicios», señaló Casal. El concejal confirma la falta de espacio y la posibilidad de ampliación del camposanto o la construcción de uno nuevo no está sobre la mesa.

Además, los nichos de propiedad municipal, apunta, se alquilan por un período de seis años, «tiempo que se ha superado con creces en la inmensa mayoría de los casos, ya que hay muchos ocupados desde hace más de tres décadas, pero ningún gobierno anterior asumió esta reorganización que ahora resulta obligada ante la situación actual». El tiempo apremia ya que en el cementerio municipal ya casi no hay espacio. «Son algo más de un centenar los nichos de titularidad municipal, pero solo dos están libres. Como siempre hubo lugares suficientes se fue dejando pasar el tiempo, pero hemos de poder garantizar el servicio a los vecinos», indicó Sergio Casal.

Los siete cementerios parroquiales son propiedad de las respectivas comunidades de vecinos y, en el del centro urbano, hay parte que son privadas, y estas cien para su alquiler.