La pandemia también aísla la suerte

María Jesús Fuente Decimavilla
maría j. fuente O PORRIÑO / LA VOZ

O PORRIÑO

La administración de O Porriño que lleva repartidos 17 grandes de premios de la Lotería Nacional, una docena en Navidad, espera la apertura del municipio para atender la demanda de toda el área metropolitana

08 dic 2020 . Actualizado a las 10:37 h.

Decir X de la Suerte es decir el nombre de una administración de lotería que lleva descorchadas diecisiete botellas de espumoso para celebrar otros tantos premios de la Lotería Nacional. De ellos, una docena, corresponden a los sorteos de Navidad. En los nueve años que lleva despachando décimos en O Porriño nunca vivió una situación como la actual. Aunque a 15 días del sorteo navideño las ventas han caído en torno a un 30 %, no pierden la esperanza. «La venta ha bajado un poco, la gente tiene miedo por la economía, por si se va al paro. Va gastando, pero no es lo de otros años. Y eso que nosotros no nos podemos quejar», dicen los hermanos Sonia y Andrés Martínez, responsables del negocio, junto con Benjamín, hijo del primero. De hecho, en la puerta de su local aún se pueden observar colas. «Estamos agradecidos a la gente que se acerca, incluso aunque esté lloviendo; como guardan la distancia de seguridad parece una cola larga, pero es diferente», explican.

El cierre del municipio ha paralizado las ventas a los vecinos del área metropolitana, una parte muy importante de su clientela. «Nos llama mucha gente de Tomiño, Mos, Salceda, Tui, Ponteareas... y están a la expectativa para ver si el miércoles cambia la situación y pueden venir. Antes aún teníamos cierre perimetral con otros municipios, pero ahora estamos solos. Los de Mos, por ejemplo, aprovechan cuando vienen a comprar al súper o los martes al mercado, porque allí no hay plaza de abastos, y se acercan aquí, es de toda la vida», indican.

Algunos clientes van entrando por Internet, pero la gente mayor, dicen, aún prefiere ver el décimo en papel, muchas veces es para regalar y así lo entrega físicamente. «A veces los enviamos a través de empresas de transporte y en 24 horas o, como mucho en 48, los tienen; otras veces se los guardamos, nos hacen una transferencia bancaria o pagan con tarjeta», comentan. Y es que los clientes de El X, como le llaman los de más confianza, no proceden solo del entono. También los tiene en puntos tan dispares como Gerona, Huelva, A Gudiña o Monforte de Lemos.