El coladero de coches desde la autovía de O Porriño a las vías del tren crece sin remedio

Monica López Torres
Mónica Torres O PORRIÑO / LA VOZ

O PORRIÑO

Monica torres

El muro roto por el que se precipitaron tres vehículos en siete meses sigue roto

04 ago 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El puente de acceso a la Autovía A-55 desde el polígono industrial de As Gándaras en O Porriño en un coladero de coches que se precipitan a la vía del tren en caída libre. En los últimos siete meses se han registrado ya tres casos. Sin embargo, no se ha reparado la baranda que ya en noviembre rompió el primer coche que voló más de tres metros hasta impactar con el suelo. Antes de que el día 9 de julio se cayera un joven, solo había una cinta de plástico como método de señalización o contención, pero la situación, lejos de arreglarse, se ha vuelto más peligrosa.

El muro por el que se cuelan los vehículos sigue roto sin más señalización que una valla de obra que no cumple más función que la de obstaculizar la vía, ya que está tirada en el suelo sin ningún elemento de sujeción o visibilidad que impida que choque contra ella cualquiera de los cientos de usuarios que a diario transitan por este paso.

La víctima del último siniestro se dirigía a pasar la ITV cuando, al parecer, se le rompió la dirección del coche y se precipitó a la vía. La valla estaba sin reparar desde el accidente registrado cuatro meses antes, en el que una conductora sufrió la misma suerte. «Hai un conflito que vén de anos. O Concello xa lle pediu en reiteradas ocasións a Fomento unha solución definitiva que mellore a seguridade neste punto, pero o Ministerio non quere asumir o proxecto», explica el teniente de alcalde y edil de Infraestructuras, Pedro Pereira. «Adamais o conflito agrávase co tempo xa que cada vez é maior o tráfico na zona e a sinalización non se conserva ben», resalta el concejal, insistiendo en la necesidad de asegurar este tramo. Se trata además de un punto estratégico de comunicación de la autovía con mayor densidad de tráfico de Galicia, con un acceso rodado hacia el parque empresarial y dos sentidos de circulación, sin arcén.

Ayer era visible también el mal estado del muro de la parte contraria de la calzada, tanto por falta de mantenimiento como por posibles choques leves de otros vehículos, ya que se trata de una curva muy cerrada y con difícil visibilidad.

Otro de los temas pendientes entre el Concello y el Ministerio de Fomento es el soterramiento de la vía del tren a su paso por el centro urbano. «Estamos pendentes do proxecto que realizan tras o estudo xeolóxico que se está a facer», recordó el edil Pedro Pereira. El concejal se mantiene firme en la demanda del bipartito y que recoge además el clamor vecinal, ya que supone la clausura de un punto negro en pleno centro. «A solución é o soterramento total da liña e o Concello do Porriño non pode aceptar ningunha outra», defendió el edil nacionalista.