María Isabel Soto: Una segunda madre para muchos alumnos pobrenses

La maestra trabajó durante más de dos décadas en la escuela unitaria de A Granxa


ribeira / la voz

La historia de la escuela unitaria de A Granxa en A Pobra no se entendería sin María Isabel Soto, a la que todo el mundo conocía como Maribel, una maestra que durante más de dos décadas educó, cuidó y atendió a decenas de pobrenses, «a los que trataba como si fueran sus hijos. Para ella todos sus alumnos eran sus hijos», confesaba ayer su hermana Madó, que reconocía que la docente siempre tuvo muy buen recuerdo de su paso por el municipio barbanzano.

Hasta aquí había llegado después de recorrer varios centros educativos de Galicia, y fue en A Pobra donde se estableció definitivamente en compañía del que entonces era su marido, Anxo Rei Ballesteros. Aquellos que la conocían la definían como una persona «cunha formación moi culta, unha muller que transmitía moito sosego e tranquilidade, e que sempre estivo nun segundo plano cando estaba con el», apuntó el artista Manuel Teira.

Aunque llevaba algún tiempo enferma, no fue hasta este último mes cuando su estado empeoró y ayer fallecía en Santiago. Sus restos mortales fueron trasladados al velatorio de Silleda, donde permanecerán hasta hoy, a las ocho de la tarde, cuando serán enterrados en el cementerio parroquial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

María Isabel Soto: Una segunda madre para muchos alumnos pobrenses