Una banda juvenil atemoriza en O Porriño con una oleada de robos

Los delincuentes han entrado en más de una decena de negocios, en la escuela infantil, la piscina, en pisos y vehículos


o porriño / la voz

«Estaba durmiendo en la cama y se metió dentro de mi habitación. Se escapó y yo me quedé en estado de shock. Tardé diez minutos en reaccionar y en avisar a la policía». Así habla Dorleta Losada, una vecina de O Porriño en cuya vivienda entraron minutos después de que sonara el timbre y ella no se levantara a abrir la puerta. Desde entonces no deja de cerrarse con llave cuando está en casa. Antes solo lo hacía de noche, pero el intruso se coló en su vivienda a la una y media del mediodía.

Dorleta es una de las últimas víctimas de una oleada de robos que está registrando O Porriño desde los últimos dos meses y que causa una gran alarma social. La Guardia Civil sospecha que detrás de la mayor parte de los asaltos se encuentra una banda de jóvenes porriñeses que tiene atemorizado al sector empresarial.

Los ladrones se fijan sobre todo en negocios del centro urbano. Van a las cajas registradoras en busca de dinero, pero también objetos que luego puedan vender en el mercado negro.

Los amigos de lo ajeno han entrado durante este tiempo en más de una decena de negocios. El último fue ayer mismo, en la tienda de Movistar que está ubicada a menos de cien metros de las dependencias de la jefatura de la Policía Local. Los ladrones forzaron la entrada del establecimiento y se llevaron una gran cantidad de teléfonos móviles. La Guardia Civil del puesto de O Porriño investiga el caso junto a otros hechos similares.

La lista de tiendas que han sufrido la visita de los delincuentes es larga. Pizzería Argentino II, panadería Los Milagros, peluquería Duarte, papelería Carlim, cafetería Zentral, Cerámicas Costas, suministros Louro y cafetería Platinum han sido algunos de sus objetivos. Edificios públicos tampoco se han librado de la acción de los malhechores. La piscina municipal y la escuela municipal Galiña Azul han sufrido su visita recientemente, causando desperfectos. Los ladrones también han robado material de obra que han encontrado en inmuebles en construcción, dentro de vehículos y también en viviendas.

A pesar de que la delincuencia no cesa, las investigaciones que está llevando a cabo la Policía Local y la Guardia Civil dan sus frutos. El problema es que los detenidos vuelven a estar en la calle al día siguiente porque el juzgado los deja en libertad con cargos. Y son reincidentes.

En la calle

Así pasó ayer. Tres hombres que la Guardia Civil arrestó la madrugada del domingo con el apoyo de la Policía Local por el robo en una cafetería del casco urbano quedaron en libertad tras pasar a disposición judicial. Uno de ellos tenía que haber sido trasladado a psiquiátrico para su valoración, pero se escapó de los juzgados en cuanto quedó libre. Los agentes de la autoridad iniciaron la búsqueda para evitar que se autolesionase, pero ayer por la tarde aún no había aparecido. Se movilizó incluso un helicóptero de la Benemérita, que voló a baja altura por el entorno de los juzgados, sorprendiendo a muchos vecinos.

Esa misma persona, que cuenta con un amplio historial delictivo, entró presuntamente a robar hace unos días en la Panadería Los Milagros, situada en la Avenida de Galicia. «Lo cogieron de madrugada y al mediodía del día siguiente ya se estaba tomando algo en un bar», lamentaba ayer María José Novío, responsable de la tienda. Las alarmas resultan muy efectivas para que las fuerzas del orden puedan actuar con inmediatez y prevenir los robos. Por ejemplo, en uno de los últimos asaltos cometidos en la tienda Cerámicas Costas, el dispositivo de vigilancia ahuyentó a los delincuentes, que se escaparon sin conseguir llevarse nada. De este lugar acudieron a un taller mecánico, donde rompieron la instalación eléctrica, si bien tampoco pudieron entrar. También sonó la alarma en la papelería Carlin y los delincuentes se dieron a la fuga.

La alarma también se extiende al municipio vecino de Tui, donde se han puesto denuncias por la entrada de extraños dentro de viviendas. Precisamente hace unos días la Guardia Civil detuvo a un vecino de O Porriño por cometer cinco robos en Tui. Las huellas dactilares y un coches sustraído fueron claves para la identificación.

La Guardia Civil apela a la colaboración ciudadana para poder aportar pistas sobre los posibles delincuentes. Varios mandos del cuartel de Vigo han mantenido encuentros con entidades vecinales por todo el sur de la provincia para destacarles la importancia de avisar a las fuerzas del orden si detectan la presencia de personas desconocidas merodeando por viviendas.

El último delito se produjo en una tienda de telefonía situada a pocos metros de la policía

Un delincuente común detenido el fin de semana se escapó ayer para no ir a un psiquiátrico

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Una banda juvenil atemoriza en O Porriño con una oleada de robos