El corredor de O Morrazo registra 6 muertes y en Fornelos fallecen dos brigadistas

Una moción de censura desaloja al nacionalista Raúl Francés de la alcaldía de O Porriño

.

vigo / la voz

Los vecinos de Padróns, en Ponteareas, se pusieron en pie de guerra contra su párroco debido a la desaparición de unas joyas. El sacerdote se excusó en un robo sufrido en su domicilio, pero los vecinos no le creyeron. La Voz siguió de cerca todas las manifestaciones de protestas efectuadas por los vecinos, como cuando asistieron a una misa de campaña transmitida a través de Internet.

No muy lejos de allí, la Consellería de Medio Rural luchaba contra una plaga que amenazaba los pinos, y en Salvaterra eran quemados quince ejemplares para evitar su propagación. Siguiendo el río hacia arriba, en As Neves, un equipo de arqueólogos encontraba un yacimiento paleolítico único en Europa, con muchos bifaces de grandes dimensiones.

Pero la política todos los años deja sus grandes titulares. El 1 de febrero, el alcalde nacionalista de O Porriño, Raúl Francés, era desposeído del cargo por una alianza de independientes y populares. Incluso, a veces, la política va íntimamente ligada con la actualidad de los tribunales. Por lo menos así ocurrió en Gondomar. Dos exconcejales del PP fueron declarados culpables de un delito de cohecho, al demostrarse que pedían dinero a cambio de favores urbanísticos.

El 2010 fue un año trágico en O Morrazo. El corredor registró varias muertes seguidas a consecuencias de colisiones frontales. Aunque comenzó a hablarse de ampliar la carretera, como medida provisional fueron colocados bolardos y se impidieron los adelantamientos en todo el trazado. Los intensos incendios forestales se llevaron la vida de dos brigadistas en Fornelos de Montes. La investigación posterior determinó que aquel incendio había sido provocado. El lado dramático del año también se notó en A Cañiza, donde fue asesinado un guardia civil durante un atraco a un banco.

Desde la Universidad de Valencia se desplazó un equipo de investigación a Mondariz-Balneario para realizar un estudio con el equipo de ciclismo Xacobeo. El objetivo era rentabilizar al máximo la fuerza que los deportistas ejercen sobre el pedal.

Mucho más alejado de toda lógica fue la orden del gobierno de Baiona de prohibir la venta de cupones de la ONCE en la vía pública. O que los niños de un colegio de Cangas tuviesen que soportar en clase 32 grados de temperatura tan solo tres años después de haber sido reformado el centro. O, incluso, que los vigilantes de la cofradía de Baiona denunciasen que se les obligaba a hacer la vista gorda bajo amenaza de despido.

El Miño, que durante tanto tiempo separó, fue empleado por doscientos pescadores portugueses y gallegos para protestar contra las medidas que castigaban la pesca tradicional.

Desde el otro lado del río se vieron aquel año banderas españolas ondeando en muchas casas de Valença. Agradecían poder recibir la atención sanitaria en Tui, cuando el Gobierno de Portugal ordenó suspender el servicio médico nocturno en la localidad miñota.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El corredor de O Morrazo registra 6 muertes y en Fornelos fallecen dos brigadistas