«Yo soy muy de aquí»

Playa América, más allá de sus conciertos en todo el país, supone siempre el principio y final de todo


NIGRÁN / la voz

La más pequeña de los Ferreiro se llama Máxima y nació en primavera en ese recuncho que supone Playa América (Nigrán) para la familia. Cosas del covid y su cortafuegos, el confinamiento: «La pandemia cambió bastante nuestra vida porque vine [a Nigrán] con mi chica unos días antes de iniciarse el estado de alarma y ahora nos vamos mi chica, yo y nuestra hija de tres meses. Nació en pleno confinamiento, pero ya teníamos pensado regresar en agosto a Madrid para adaptarnos a la rutina en nuestra casa», explicaba el jueves su padre, Amaro, en sandalias a pie playa. Lo suyo es la música, componer y tocar. Ya sea en solitario o colaborando con su hermano, Iván. Ni uno ni otro necesitan presentación, a su manera o en conjunto, ellos figuran desde hace años en el elenco de artistas de la provincia que hacen bandera de lo suyo, y los suyos, allá donde suenan. «Somos de Vigo pero veraneamos siempre aquí [Playa América]. Luego ya vinimos a vivir todo el año. Yo soy muy de aquí, es un sitio maravilloso»

Personajes Secundarios, su último elepé, vio la luz a principios de año y este verano tendría que haber servido de escaparate. «Cuando vine a Galicia, antes del confinamiento, yo y otros muchos artistas teníamos un calendario marcado, aunque ya se veían las primeras cancelaciones», explica en referencia a los más de diez bolos comprometidos inicialmente: «Ahora recupero algunos, otros no al ser festivales cancelados definitivamente. Otros se harán el año que viene, otros, en salas, pretendo recuperarlos en octubre o noviembre, por suerte todo lo que tenía en Galicia lo voy a hacer». El primero, en O Barco de Valdeorras, será el martes: «Al día siguiente estaré en San Vicente do Mar y ya el viernes en el TerraCeo, en Vigo. Tengo muchas ganas, la verdad. Ya empiezan a salir a cosas, pero aún no hice nada desde que el uso de la mascarilla es obligatorio. Empiezo la semana qué viene».

Amaro,  que fue padre hace tres meses, en una foto, al estilo Bora Bora, en una fiesta familiar en Nigrán acompañado de dos primas.
Amaro, que fue padre hace tres meses, en una foto, al estilo Bora Bora, en una fiesta familiar en Nigrán acompañado de dos primas.

El reto de plantarse sobre el escenario ante público con mascarilla y sin libertad de movimientos se antoja una incógnita. «La verdad es que no me imagino que pasará. Se lo diré la semana qué viene, cuando lo hago. Impone, sí, pero el escenario, a lo mejor, es lo más fácil. Lo difícil es todo lo demás. Lo que antes era el trato normal con la gente, poder saludar a alguien, eso todo se verá con mucha más reticencia. A ver cómo evoluciona esto». Los meses que lleva en su oasis de Nigrán dieron para mucho. Pensar en la particular nueva realidad que vive su gremio ocupó tiempo, no mucho. Amaro, ahora, lo recuerda por etapas: «Soy compositor, siempre estoy en algo, siempre estoy trabajando. Aunque no haga nada, estoy haciéndolo. Aquí (en Nigrán) vive mi hermano y estuve trabajando con él en su nuevo disco. La verdad es que durante el confinamiento pasé por muchas fases: perplejo en el primer mes; después decidí disfrutar de ver cine y he tenido, ya cierta normalidad, en los siguientes meses hasta que, hace un mes, se llevó todo con más cautela. Así que el confinamiento ha dado para mucho. Empezó en marzo pero parece que pasó hace un año».

Conciencia de sector

Amaro Ferreiro habla de su gremio con orgullo, en colectivo, evidenciando una sana relación de sus integrantes y reconociendo las particularidades de cada uno. Alza la voz para reiterar el mensaje del maltrato eterno a la gente del espectáculo: «Somos un sector bastante maltratado, de siempre y ahora más. Fuimos los primeros en cerrar y seremos los últimos en volver a una normalidad total. Un sector bastante maltratado por la Administración y, en el fondo, un sector muy serio al trabajar. Me consta que los organizadores de conciertos respetan todas las medidas de seguridad sanitarias impuestas. Se lo están tomando muy en serio». Amaro cita decenas de ejemplos de profesionalidad recogidas en vídeos y fotos, desde un directo en el Camp Nou a otras actuaciones más pequeñas. Eso sí, todos somos conscientes de que un nuevo cierre de conciertos, o un nueva cancelación generalizada, sería devastadora para nosotros y nuestra industria».

Amaro pone el acento en las salas de conciertos, germen y caldo de cultivo de proyectos que, algún día, llegarán a lo más alto. «Por eso es muy necesario seguir apoyando a los conciertos en salas». Lo reclama con la precaución que implica la escalada de rebrotes. Él mismo, como ciudadano y padre, se confiesa confuso en la situación actual: «En el estado de alarma todo el mundo sabía qué tenía qué hacer y ahora, parece ser, todo el mundo hace un poco lo que quiere sin que exista una norma común para todos. Al principio lo importante era la salud, ahora la economía. Y eso, ahora que vamos a Madrid, hace que regresemos con la misma incertidumbre con la que dejamos la ciudad en marzo para venir a Galicia».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Yo soy muy de aquí»