En juego, el futuro de 800 familias de Mos ante la posible fuga de empresas a Portugal

MOS

El Concello dice que los avances en la negociación entre empresarios y comuneros «es nulo»

17 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Las posibilidades de llegar a un acuerdo que impida la fuga de empresas de Mos a Portugal antes de que comiencen a caducar las concesiones de algunas industrias ubicadas en Monte Faquiña parecen cada vez más lejanas. Según el gobierno local, que esta semana se reunió con los empresarios y con los portavoces de los demás grupos, el avance de las negociaciones sobre los contratos de renovación de sus instalaciones, que afectan a una treintena de empresas y a más de 800 trabajadores, es «nulo». El gobierno local sostiene que la comunidad de montes de Tameiga, propietaria de los terrenos en los que se asienta el polígono tras una sentencia judicial del 2015, «evidencia una incapacidad para el diálogo».

«Esta escalada en el precio del canon está asestando un duro golpe a estas empresas y pymes cuya viabilidad se ve comprometida», sostiene el Concello. Destaca que el incremento en los costes llega en un momento especialmente delicado «ya que muchas empresas están aún funcionando en unos umbrales de facturación muy por debajo de lo que era habitual antes del Covid».

El Concello tenía catalogada la parcela desde 1952 y en el Registro de la Propiedad desde 1955, así que gestionaba el uso e instalación de empresas. Los comuneros de Tameiga instaron al jurado provincial de montes al reconocimiento de Monte Faquiña como terreno vecinal, pero su petición fue desestimada. La decisión fue refrendada, en parte, por el TSXG en 1992 pero los comuneros acudieron a la vía civil y el juzgado falló a su favor en el 2015