Mos disfruta de una etapa de época

Aleix Álvarez VIGO / LA VOZ

MOS

Miles de aficionados arroparon a los corredores hasta la meta, localizada en el Castro de Herville, en la penúltima etapa de la Vuelta a España tras un recorrido de más de 200 kilómetros de distancia

06 sep 2021 . Actualizado a las 16:23 h.

Los maillots, las bicicletas y los cánticos de ánimo abundaban por las calles de Herville, con miles de aficionados aprovechando todos los rincones de sombra disponibles en una cálida tarde. Ya dos horas antes del paso de los ciclistas, los aledaños de la ruta estaban a rebosar de personas que se dirigían a la meta para contemplar el final de la penúltima etapa de La Vuelta. Banderas de Colombia, Portugal y, sobre todo, gallegas vistieron la carretera en los últimos tres kilómetros de ruta. Un trayecto que fue inédito, sustituyendo el gran puerto del penúltimo día, por un recorrido de perfil clásico bautizado como una «miniLieja».

Aficionados al ciclismo provenientes de todos los países se fusionaron con la orografía gallega para conseguir una etapa, diseñada por Óscar Pereiro, que no ha defraudado y que entretuvo en todo momento al espectador, con ataques constantes por parte de los diferentes equipos y con el podio en juego.

Gran apoyo

Los amantes del ciclismo coparon durante todo el día los espacios colindantes al recorrido, con carteles de ánimo, banderas y trompetas que, unido a los golpes en las vallas de seguridad, provocaban un enorme estruendo con el paso de cada competidor. La etapa pasó dos veces por el concello de Mos, pero fue en la última ocasión cuando hubo una mayor afluencia de personas.