Pillan en Mos a una banda de «narcotrueque» que cambiaba droga por útiles de jardinería

Los toxicómanos pagaban su dosis con objetos robados en casas del sur de la provincia y norte de Portugal

;
Pillan en Mos a una banda de «narcotrueque» que cambiaba droga por útiles de jardinería Los toxicómanos pagaban su dosis con objetos robados en casas del sur de la provincia y norte de Portugal

Vigo

Ni criptomonedas ni dólares. Su divisa oficial era la herramienta de jardinería usada. La operación Frontera de la Guardia Civil ha desmantelado una banda de narcotrueque en Sanguiñeda, en Mos, que inventó un sistema de trueque para vender drogas a los toxicómanos a cambio de utillaje agrícola y de construcción. Los drogodependientes pagaban sus dosis con herramientas de jardinería, maquinaria de obras y ordenadores. Además, si querían, podían consumir la droga recién adquirida en un narcopiso. La Benemérita sospecha que estos objetos fueron robados en el sur de la provincia de Pontevedra y las localidades fronterizas del norte de Portugal y que la banda luego los revendía en tiendas de segunda mano para convertir el botín en dinero en metálico. Esto último lo van a investigar para seguir el rastro del botín. Animan a los dueños de los objetos a que visiten el cuartel para reconocer sus pertenencias.

El capitán de Vigo, Miguel Ángel Martín Márquez, mostró decenas de utensilios requisados que dan una pista de la gran dimensión que alcanzó la venta de drogas mediante el trueque. Deduce que las herramientas servía como una moneda de cambio. En la operación Frontera intervinieron agentes de los puestos de Mos y O Porriño, el equipo de Policía Judicial de Vigo e incluso la policía fiscal, los cuales registraron una casa y dos garajes. También fue destacable la actuación del Servicio Cinológico que estuvo con un perro en el registro. El can encontró con su olfato gran parte de la droga escondida.

La Guardia Civil detuvo a cinco personas, entre ellos un matrimonio que residía en la casa, el cual carece de antecedentes, y tres jóvenes que estaban dentro de la vivienda y que podía ser clientes, por lo que fueron liberados poco después. El principal sospechoso es el dueño de la casa, J.M.R.V., de 48 años, y su esposa L.T.A., de 39. El hijo menor quedó a cargo de familiares. La pareja pasó a disposición judicial del Juzgado de Instrucción número 1 de O Porriño por un presunto delito continuado contra la salud pública, tráfico de drogas y otros dos de receptación y tenencia ilícita de armas.

En octubre, unos patrulleros detectaron un trasiego continuo de toxicómanos a una casa de la parroquia de Sanguiñeda. Hubo discretas vigilancias, identificaron a 15 compradores de cocaína, heroína y hachís. Otros no llevaban nada, por lo que los agentes dedujeron que la casa no solo era un punto negro de venta de drogas sino que también funcionaba como narcopiso donde los clientes consumían discretamente los estupefacientes.

El 20 de febrero, la Guardia Civil entró en la vivienda vigilada de Sanguiñeda y halló medio kilo de cocaína, 114 gramos de heroína, kilo y medio de marihuana y un centenar de pastillas de metadona. También decomisaron una pistola real y armas simuladas (entre elloas la réplica de un fusil de francotirador) y 11.500 euros en billetes y monedas. En dos garajes ocultaban y almacenaban los útiles de jardinería y construcción robados, así como videoconsolas, ordenadores y televisiones, teléfonos móviles y joyas.

El principal implicado intentó escapar y lanzó por la ventana una bolsa con cien gramos de heroína y una pistola real y cargada.

El capitán de Vigo elogió la coordinación de los agentes de las comarcas cercanas. Anima a que los dueños de los objetos robados acudan al cuartel de Vigo a reconocer sus pertenencias. La Guardia Civil cree que las detenciones se habrían agilizado si los propietarios hubiesen denunciado los robos.

Fusil de francotirador y cortadora de huesos

 Los garajes de la casa parecían un bazar chino. Entre los objetos robados más insólitos hay una máquina de cortar pescado congelado o huesos. También figuran una trituradora de compostaje, una bomba de agua, una batería electrónica de mil euros, varios ordenadores, una caldera, un cortacésped, cadenas de alta fidelidad, un telémetro, un subfusil simulado replica de un francotirador, pistolas falsas y cuchillos de montaña, una bomba de oxígeno, tres walkie-talkies, una decena de taladradoras  y rebarbadoras, e incluso una tetera y una bandeja de plata.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Pillan en Mos a una banda de «narcotrueque» que cambiaba droga por útiles de jardinería