270 casas próximas al aeropuerto de Vigo se quedan sin insonorizar

Aena recuerda que hasta 500 viviendas cumplen los requisitos para pedir su aislamiento


vigo / la voz

No siempre resulta incómodo vivir en el entono de Peinador. Muchos de los vecinos y propietarios de negocios reconocen que ya están acostumbrados a los aviones y que «donde puede molestar un poco» es en los extremos del aeropuerto. Es en esas zonas donde las familias más se animan a cursar peticiones a Aena para aislar las casas de los ruidos. Aún así, todavía quedan la mitad de los inmuebles con derecho a insonorización sin que sus propietarios hayan cursado la solicitud.

En total, 504 propietarios de viviendas tienen derecho a pedir su aislamiento al considerar Aena que pueden estar afectadas por contaminación acústica procedente de los vuelos. Lo han solicitado 271, pero 37 de ellos han sido rechazados por diferentes motivos. El más habitual es que las mediciones acústicas en el interior de las viviendas no superen el límite establecido al constatar durante la inspección que el inmueble cumple los objetivos de calidad acústica y aislamiento. Otras veces no cumplen con el requisito de haber sido construidas con anterioridad a la aprobación de la declaración de impacto ambiental.

Hasta ahora Aena ha aislado un total de 97 casas, mientras que otras 115 pasan por distintos procesos. En concreto, en 65 se llevan a cabo las obras y en otras 50 se iniciarán en breve. Para estas últimas Aena dispone de un presupuesto máximo de 680.000 euros.

Para solicitar el aislamiento es necesario acreditar que el inmueble tiene uso residencial, sanitario, cultural o docente y que está situado dentro de la huella acústica del aeropuerto. Si el resultado de las mediciones acústicas en el interior de la vivienda es positivo, entonces se determina el alcance de las obras para garantizar que la mejora dé sus frutos.

Aunque el área de influencia de Peinador incluye los ayuntamientos de Redondela, Vigo y Mos, la mayoría de los afectados corresponden a los dos últimos.

Sin embargo, en la actualidad buena parte de los vecinos coinciden en que lo peor ya pasó. Ahora, transcurridos 64 años, se han ido acostumbrando y apenas perciben el ruido.

«Yo los oigo regular de noche, unos días se oyen más que otros. Hace tiempo nos dieron un dinero para cambiar los cristales, pero al final no lo hice», comenta Eva Castro, un vecina que lleva muchos años en la zona.

«A nosotros no nos molesta, esto no es Barajas, aquí no hay tanto movimiento. Además, los aviones ya estaban aquí antes de hacer la casa», indica Marta Eiró, otra vecina del entorno. «Estamos encantados con los aviones», añade una familiar de la anterior.

«Hace años me quejé, pero no lo solicité, y ahora no molesta porque han crecido los árboles»

Álvaro Barciela fue uno de los vecinos del entorno de Peinador que en su día se quejaron por el ruido que ocasionaban los aviones y demandaban una solución. En la actualidad las cosas han cambiado y el aeropuerto vigués ha dejado de suponer una molestia.

«Al final no me aislaron la vivienda porque tampoco lo pedí, por aquí no lo solicitó nadie. Ahora no molesta porque han crecido los árboles y casi ni se oye, ni me acuerdo», comenta el vecino.

La mayoría de los negocios de la zona coinciden en que a estas alturas no perciben el ruido. Es lo que opinan en el mesón restaurante O noso rincón do pino manso: «Llevamos tantos años que estamos acostumbrados». En el mismo sentido se expresan en el Bob Dylan bar: «Yo ya estoy acostumbrada, la gente que viene de fuera es la que se da cuenta».

En la frutería y congelados Olga advierten que lo que más molesta es el helicóptero de noche. Por lo demás, están adaptados. «Tal vez donde despegan y entran los aviones se note algo más», indican.

En la librería Arte Ciencia no son conscientes del ruido durante el día. «A veces vienen clientes y se asustan algo porque vibra», añade su responsable. Tampoco para el bar Cruceiro y el autoservicio Peinador el paso de las naves supone una molestia. «Llevo aquí seis años y estoy acostumbrada», comentan en el primero, mientras que en el segundo apenas perciben algo de ruido en las naves que salen en dirección Portugal. Del resto, nada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

270 casas próximas al aeropuerto de Vigo se quedan sin insonorizar