Alarma por las carreras nocturnas con trompos junto a una ludoteca

La Policía Local de Mos pide colaboración ciudadana para coger a los infractores


vigo / la voz

El barrio de San Rafael de Mos se convierte a determinadas horas de la noche en un improvisado circuito de carreras. Los vecinos de la zona están alarmados por el escándalo que con frecuencia organizan muchos automovilistas. Se reúnen en un bar cercano que hace meses cambió de dueño y, tras ingerir bebidas alcohólicas, salen a la carretera a divertirse pisando el acelerador.

La explanada que se encuentra frente a la ludoteca municipal se utiliza como pista para hacer trompos. Prueba de ello son las marcas de las ruedas quemadas que quedan sobre el asfalto.

Los vehículos circulan a gran velocidad por la carretera vecinal, donde también hay marcas de frenada y restos de combustible. Los vecinos del barrio observan el espectáculo desde las ventanas de sus casas sin atreverse a salir a la calle. «Los miro desde la cocina y cuando escucho ese ruido, se me sale el corazón de sitio», dice María Teresa Fernández Carrera, que vive cerca de la ludoteca. «Cuando hacen los trompos, forman una humareda tremenda», añade.

Estos conductores temerarios constituyen un gran riesgo para el resto de los usuarios de la vía y también para ellos mismos. Esteban Coto, otro vecino del lugar, muestra una fotografía en su teléfono móvil de cómo quedó un coche al fondo de un precipicio. El conductor perdió el control en una curva durante una de esas noches de juerga que tanta alarma están creando en el barrio y cayó por un terraplén.

Los vecinos se quejan de que estas exhibiciones se producen normalmente por la noche, especialmente durante los fines de semana. Pero también los han sufrido a última hora de la tarde, cuando todavía es de día. De hecho, un padre de familia que acudió a la ludoteca a recoger a su hija se encontró con el espectáculo y lo denunció en las redes sociales.

«O pasado venres, cando fun a buscar á miña filla á ludoteca de San Rafael, ás 20.15 horas, un coche acababa de facer uns trompos na explanada que hai na entrada, derramando combustible e deixando marcas de neumático. Estes coches entran ou saen do bar que hai a 50 metros da ludoteca. Calquera día un coche descontrolarase, atropellará a algún neno que entra ou sae da ludoteca e mátao», expresaba el testigo.

Colaboración

Al parecer, las fuerzas del orden tienen conocimiento de los ralis que se organizan en torno a este bar. Patrullas de la Policía Local y de la Guardia Civil han pasado varias veces por el lugar, pero no han podido cazar a ningún infractor. «Deben avisarse entre ellos, porque antes de que aparezca la policía ya se han ido», afirma Esteban. Por ese motivo, la Policia Local solicita la colaboración ciudadana para poder denunciar a los conductores temerarios. Al parecer, no se trata de conductores que vivan en el mismo barrio. Se cree que llegan del resto de la comarca y de Vigo atraídos por el bar, que abre sus puertas a primera hora de la tarde y que no cierra hasta la madrugada. Los residentes reclaman una mayor vigilancia en la zona para poder descansar tranquilos y salir de sus viviendas sin miedo a sufrir un accidente. Se trata de una situación que viven desde hace unos meses, coincidiendo con la reapertura del establecimiento, que atrae a una gran cantidad de jóvenes, especialmente durante los fines de semana y vísperas de festivos. En Internet hay tutoriales que explican cómo hacer trompos.

Una afición de riesgo en auge entre los jóvenes que persiguen las fuerzas del orden

Las carreras ilegales y las exhibiciones de trompos son una afición peligrosa de muchos conductores jóvenes que atraen a cientos de personas. La Guardia Civil vigila que no se produzcan este tipo de concentraciones, pero no siempre se pueden evitar por la rapidez con la que se convocan a través de las redes sociales.

En Vigo fueron juzgados en 2016 siete jóvenes por protagonizar este tipo de exhbiciones en la explanada de San Campio, en Valadares. Grabaciones en vídeo que fueron colgadas en Youtube sirvieron a los investigadores para poder localizar a los conductores temerarios, que eran jaleados por cientos de personas durante unas fiestas patronales.

La Guardia Civil detuvo en julio del año pasado a un joven en Ponteareas como supuesto autor de un delito contra la seguridad vial tras protagonizar un accidente duante una exhibición de conducción ilegal en la que los pilotos se citaron para hacer toda clase de maniobras y de trompos.

Salceda

También en Salceda hace a un año los agentes identificaron a un total de 50 conductores que se habían citado para participar en una carrera ilegal en las inmediaciones del campo de fútbol de Penedo Redondo.

Los guardias se presentaron por sorpresa en una concentración multitudinaria de automovilistas que se habían citado por Internet. Al percatarse de la presencia de los uniformados, muchos participantes abandonaron rápidamente el lugar, aunque les dio tiempo para identificar a medio centenar de ellos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Alarma por las carreras nocturnas con trompos junto a una ludoteca