La polémica fuerza al Concello a dar audiencia a opositores a policía local

Abre un plazo de audiencia a los opositores para decidir si anula la prueba celebrada


vigo / la voz

Un mes ha tardado en moverse el tribunal de las polémicas oposiciones para cubrir por turno libre 18 plazas de policía local. Tras la recusación de dos de sus vocales, el órgano que evalúa y dirige las pruebas se reunió de nuevo el pasado miércoles, pero lo hizo sin los dos vocales cuestionados por 50 de los aspirantes tras celebrarse la primera prueba el pasado 3 de marzo. Estos presentaron escritos por registro solicitando su anulación al considerar que se han producido irregularidades graves.

La decisión adoptada fue abrir un plazo de alegaciones «co obxecto de que os interesados poidan comparecer ante o tribunal e alegar o que na defensa dos seus intereses entendan oportuno». En otras palabras, que cualquier opositor, tanto los que suspendieron como los que aprobaron, tienen la vía abierta para dar su opinión sobre el camino a seguir en una situación tan delicada. Estas comparecencias deben verificarse a través del área de Recursos Humanos del Concello, en la primera planta del edificio de la Praza do Rei.

En esta reunión se analizó el informe del secretario del tribunal, cuyo contenido u orientación no ha sido dado a conocer. Se ignora en estos momentos si hay más informes de otros miembros de este órgano, pero al parecer uno de ellos es partidario de anular la prueba y recomenzar las oposiciones de nuevo. En esta línea, según fuentes próximas a las oposiciones, se situaría incluso uno de los vocales recusados.

El motivo de la recusación se debe a varios factores, aunque el principal es la supuesta relación existente entre los dos vocales recusados, ambos policías locales del Concello de Mos, y alguno de los opositores que aprobaron la prueba celebrada. De este hecho hay pruebas gráficas que han salido a la luz a través de las redes sociales. Al parecer, estos opositores trabajaron el pasado verano como auxiliares en este municipio y se trataba de la fiesta de despedida.

En medios sindicales del Concello se resta importancia a estas imágenes «que se habrán producido en otros ayuntamientos, pero se trata de compañeros de trabajo, no de amigos», precisan.

Respecto a la recusación, fuentes jurídicas precisan que deben realizarse siempre antes de la prueba para que sean consideradas. Se atienen a que el tribunal se conoce con meses de antelación, por lo que si hay algún inconveniente debe plantearse ante de que se conozcan las notas. Lo peculiar en este caso es que uno de los miembros recusado del tribunal era suplente y se convirtió en titular el día anterior a la prueba, por lo que muchos opositores lo desconocían.

Con la elevada cifra de implicados llama la atención el retraso en la toma de la primera decisión por parte del tribunal. En fuentes municipales se reconoce que es una situación comprometida, por lo que se prefiere actuar con calma. Y de paso, que el tema se vaya enfriando.

La Junta de Gobierno Local será quien tome la decisión final

Aunque el alcalde ha declarado que la decisión sobre estas polémicas oposiciones corresponde al tribunal, en realidad será la Junta de Gobierno Local la que legalmente decida. Así figura en el escrito del tribunal conocido ayer, en el que da cuenta de la apertura del trámite de audiencia. Tras ello, los responsables de la prueba realizarán «a inmediata elevación a Xunta de Goberno Local da correspondente proposta de resolución».

Lo que tendrá que valorar el tribunal, y después avalar el gobierno municipal, es el riesgo de seguir adelante con las oposiciones cuando parece probable que algunos de los recurrentes acudirán a los tribunales. Sensu contrario, anularlas cuando 96 personas que las sacaron van a hacer lo imposible para que sigan adelante, de manera especial los mejor clasificados.

Funcionarios del Concello manifestaban ayer su extrañeza por el hecho de que se haya transferido a Recursos Humanos la tramitación de las audiencias «cuando en unas oposiciones el tribunal siempre es soberano».

Este hecho, sumado al retraso en tomar una decisión en unas pruebas que se han convertido en una carrera de obstáculos tras siete años pendientes de celebración, hace que su desarrollo sean objeto de comentario en medios municipales. Estuvieron tantos años sin convocarse por varias circunstancias: falta de interés municipal, el recurso de un opositor que consiguió modificar las bases y luego encajarlas con otras muchas también pendientes. Tras una espera tan dilatada, alrededor de un 40 % de los aspirantes que las habían firmado no se presentaron finalmente a los exámenes

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La polémica fuerza al Concello a dar audiencia a opositores a policía local