El turismo termal pierde a uno de sus principales revitalizadores

Alfonso Paredes fue cronista oficial de Mondariz-Balneario y durante muchos años, director provincial de Turismo


vigo / la voz

«Fue quien nos metió a los jóvenes, en el año 1973, el amor por nuestro pueblo. Él me animó a entrar en el Centro de Iniciativas Turísticas cuando se creó. Es una pérdida irreparable, entre otras cosas, por la incidencia que tuvo en el renacer del termalismo; a muchos de nosotros nos contagió entusiasmo para luchar por el termalismo en el pueblo», señalaba el alcalde de Mondariz-Balneario, José Antonio Rodríguez, poco antes de entrar en el funeral por Alfonso Paredes Pardo, que se celebró ayer en Pontevedra.

Este mondarizano de cuna fue uno de los principales impulsores del termalismo desde su puesto de director provincial de Turismo. No en vano, llegó a vivir en su pueblo los últimos momentos del esplendor pasado del balneario.

La vinculación de Alfonso Paredes con el turismo nació en el año 1952, cuando se creó el Ministerio de Información y Turismo, organismo que el propio Paredes vio desaparecer en el año 1976. Con la llegada de la España autonómica, este funcionario pasó a depender de la Xunta de Galicia.

Cuando los principales destinos turísticos estaban dirigidos hacia el sol y la playa, Paredes indagó en otros ámbitos, como el ya citado termalismo y el turismo rural, una alternativa que en sus orígenes estaba basada en las conocidas como casas de labranza y la recuperación de los pazos.

El origen de la villa termal

Alfonso Paredes también fue cronista oficial del Concello de Mondariz-Balneario. Tras su jubilación afrontó el reto de escribir el libro Mondariz-Balneario. Episodios memorables, en el que contextualiza los orígenes termales de la villa y el desarrollo del hotel y las empresas de aguas que tanta proyección han dado a su pueblo. Ese libro ya ha quedado como principal referente de la memoria de esta pequeña población, pero por la que han pasado numerosos personajes de talla internacional que le han dado renombre.

Incendio del Gran Hotel

Paredes Pardo escribió también numerosos textos dentro del ámbito turístico, para publicaciones gallegas y nacionales. Curiosamente, este hombre que tanto amó a su pueblo fue testigo del incendio que devoró el Gran Hotel en 1973. Aquello le impresionó mucho, como reconoció años después.

El cronista oficial de Mondariz-Balneario estaba casado y tenía cuatro hijos y catorce nietos. «Personalmente era maravilloso, prudente y con las ideas muy claras. Era mondaricense hasta la médula, amaba mucho a su pueblo natal», afirma José Antonio Rodríguez, que nació justo enfrente de la casa natal de Alfonso Paredes.

Poco después de su jubilación, César Mera, como presidente de la Diputación de Pontevedra, condecoró a Paredes Pardo con la medalla de oro de Pontevedra. Era el reconocimiento al intenso trabajo realizado durante su presencia en la Dirección Provincia de Turismo. En aquella ocasión, Mera tuvo palabras de elogio para el «generoso esfuerzo» mostrado por el condecorado ese día.

Alfonso Paredes también fue fundador del Club de Leones de Pontevedra, donde falleció el pasado martes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El turismo termal pierde a uno de sus principales revitalizadores