Ropas con sangre delataron al supuesto homicida de Moaña

E. V. Pita VIGO / LA VOZ

MOAÑA

La Guardia Civil halló en el registro de la casa del sospechoso unas prendas con restos biológicos compatibles con la fallecida

08 jul 2021 . Actualizado a las 22:52 h.

Los agentes de la Guardia Civil entraron en la vivienda de Balbino S., de 60 años, y se encontraron un reguero de pistas que lo sitúan en la casa de Moaña donde el sábado por la tarde apareció una vecina de 74 años maniatada y muerta. Los investigadores examinaron las zapatillas y otras prendas que había en la casa del sospechoso y descubrieron que tenían manchas de sangre sin limpiar solo 24 horas después del crimen. Más tarde, se comprobó que el tipo de sangre era compatible con el de la fallecida y lo sitúa en la escena del homicidio. Ambos vivían a cien metros de distancia, en el barrio de Vilela, en la parroquia de Tirán. La reconstrucción de los movimientos de Balbino S. permitió vincularlo con la muerte a golpes y asfixia de Cándida Soaje, según un informe de la Guardia Civil. Dejó tras de sí un reguero de pistas en las principales escenas.

Los agentes señalan que hicieron un exhaustivo análisis de los indicios hallados en la casa del sospechoso, así como los encontrados en la vivienda de la víctima, y la reconstrucción de sus movimientos por el barrio. A raíz de ello, lo detuvieron como el presunto autor del crimen. Actualmente está en prisión provisional.

Intervino en la investigación el Grupo de Homicidios de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Pontevedra, con la colaboración del Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Cangas. El instituto armado agradeció la colaboración ciudadana prestada para aclarar el crimen.