Varias pruebas sitúan al sospechoso del crimen de Moaña dentro de la casa

e. v. pita VIGO / LA VOZ

MOAÑA

La guardia civil lleva al juzgado de Cangas al detenido por el crimen de Moaña
La guardia civil lleva al juzgado de Cangas al detenido por el crimen de Moaña M.Moralejo

La Guardia Civil exprime las 72 horas de plazo antes de entregarlo hoy al juez de Cangas

07 jul 2021 . Actualizado a las 10:04 h.

El sospechoso de matar a golpes y asfixiar a una vecina de 74 años de Tirán, en Moaña, estuvo dentro de la casa. Lo aseguran fuentes cercanas a la investigación. La Guardia Civil ha obtenido pruebas que sitúan al detenido en la escena del crimen, cometido en una casa unifamiliar del barrio de Vilela. El detenido, Balbino S., ha pasado esta mañana, a las 9.30 horas, a disposición del juzgado de guardia de Cangas. Fue detenido el domingo por la noche y pasó casi las 72 horas máximas de plazo en los calabozos de la Guardia Civil mientras los investigadores reunían pruebas contra él. El juez y el fiscal oirán su versión y el juzgado decidirá a lo largo de la mañana si ordena la prisión preventiva a espera del juicio o lo deja en libertad.

El hombre negó tras su detención los hechos, no colaboró y no confesó su participación en el homicidio o asesinato. En las últimas horas, los investigadores buscaron contra reloj pistas que lo incriminen para amarrar la acusación contra él. Los investigadores entregarán hoy al detenido al juez de guardia de Cangas a las 9.30 horas para que decida entre su libertad o prisión provisional.

Aunque no ha trascendido el tipo de pruebas que sitúan al sospechoso en la escena del crimen, todo apunta a que la Policía Científica encontró las huellas dactilares del hombre dentro de la vivienda. Algún testimonio lo sitúa merodeando por la zona, pero lo cierto es que Balbino vive a 100 metros de la víctima y añaden que víctima y detenido no tenían relación ni habían surgido problemas entre ellos. La vecina vivía sola, apenas salía de casa y se la solía ver en el jardín arreglando sus flores. Al ser asaltada, vestía ropa de calle. Balbino está fichado por arrestos e identificaciones anteriores en Moaña como supuesto autor de diversos robos. La detención más reciente fue en marzo, cuando una mujer lo denunció por entrar ilegalmente en su finca en la parroquia de Tirán. En el parte policial solo le atribuyen el delito de robo. Por eso sorprende que este delincuente habitual de perfil bajo diese un salto en su violencia.