Las licencias sin caducidad de la urbanización fantasma de Moaña

La Valedora do Pobo insta al Concello, por tercera vez este año, a aclarar la situación del complejo residencial Golf Domaio


MOAÑA / LA VOZ

La Valedora do Pobo, María Dolores Fernández Galiño, ha requerido al Concello de Moaña el expediente de caducidad de las licencias de obra de la urbanización de Residencial Golf Domaio. El colectivo ecologista Luita Verde ha hecho público el escrito, en el que consta que ya es la tercera vez que Fernández Galiño formula el mismo requerimiento este año, obteniendo la callada por respuesta por parte del Ayuntamiento. La Valedora instó al gobierno local a que procediera a incoar ese expediente de caducidad el 4 de febrero, lo reiteró el 27 de abril y volvió a hacerlo el 3 de junio.

En su escrito, la Valedora do Pobo avanza que, de no dar respuesta, como ha sido el caso hasta la fecha, el asunto se incluiría en el informe anual o especial correspondiente «con mención do nome ou nomes das autoridades ou funcionarios que persistan na actitude hostil e entorpercedora das súas funcións, de considerarse que era posible unha solución positiva e esta non se dera».

En marzo del año pasado fue Luita Verde la que solicitó la caducidad de las licencias concedidas hace ya veinte años para este polémico residencial ubicado en la parte alta de Domaio, que echó a andar en 1993 pero que nunca llegó a ejecutarse. El grupo advertía entonces del potencial impacto ambiental, del medio y de los recursos naturales, como el agua.

Las obras se frenaron poco tiempo después de ponerse en marcha por incumplimientos en la urbanización y edificación y, en el año 2008, tras un informe del arquitecto municipal en el que decía que la mayoría de las viviendas proyectadas no estaban iniciadas y ninguna rematada, con la urbanización al 50 %, se acordó incoar el expediente de caducidad de las licencias. Sin embargo, explica este colectivo, dos años después, en el 2010, el entonces alcalde Xosé Manuel Millán, declaró la caducidad del expediente abierto contra las licencias concedidas en enero del 2001 y en junio del 2013.

A día de hoy, explica el colectivo ecologista, que se ha destacado por su lucha contra esta urbanización vinculada al complejo deportivo, «non hai aval das obras de urbanización das 102 vivendas e só están executadas unha ducia. Hai un lote que non chega a medio cento que están sen rematar e o restante está sen construír, polo que se incumpre a obriga de edificación e urbanización simultánea, non existe conexión de abastecemento e saneamento e hai 8 años sen a mínima obra de continuidade».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Las licencias sin caducidad de la urbanización fantasma de Moaña