Croquetas para reconstruir escuelas

María Jesús Fuente Decimavilla
maría jesús fuente VIGO / LA VOZ

MOAÑA

Un grupo de vigueses aprovecha los viajes que paga de su bolsillo para ayudar a los niños de Asia y África más desfavorecidos

29 mar 2016 . Actualizado a las 00:09 h.

¿Cómo se puede contribuir a reconstruir escuelas y, en general, a cubrir las necesidades alimentarias y educativas básicas de los niños que viven en situaciones desfavorecidas? Ni más ni menos que comiendo croquetas durante la fiesta de la Reconquista. La idea ha partido de la asociación solidaria Lápices y Colores y tal ha sido el éxito que ha obtenido de entrada, que antes de la celebración del próximo fin de semana en el Casco Vello ya se ha puesto en práctica en algunos locales de hostelería. La entidad repartirá raciones de seis croquetas por distintos establecimientos y dos euros del coste de cada tapa irán a parar a la reconstrucción de aulas en Nepal destruidas por un terremoto. En principio propone que se vendan a cinco euros, pero algunos hosteleros se han comprometido a ponerlas a cuatro.

Los días 2 y 3 de abril se podrán degustar en la mayoría de los bares del barrio antiguo. Aunque la Reconquista tiene lugar en esa zona, ya se pueden probar en locales de Gran Vía, Coia, Teis y López Mora. «Hay un restaurante de Moaña que como no le podemos llevar las croquetas, las ponen ellos y nos dan la recaudación», explica Gonzalo Cossío, el promotor de la asociación.

Todo empezó en el 2008, tras un viaje que hizo solo a Marruecos. Al ver las necesidades que había en algunas zonas de ese país, pensó que los viajes pagados de su bolsillo se podrían aprovechar para ayudar a solucionar las carencias de muchos niños. Fue entonces cuando decidió crear la asociación a la que posteriormente se sumaron otras siete personas y que ha sido registrada recientemente.