Juicio a un casero de Gondomar por tirar los enseres del inquilino: «Mi comida estaba en el barro»

e. v. pita VIGO / LA VOZ

GONDOMAR

Cidade da Xustiza
Cidade da Xustiza Oscar Vázquez

El morador asegura que una noche se encontró unos «asaltantes», que calificó como «situación rocambolesca»

20 feb 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

Un casero de Gondomar compareció ayer en un juicio como supuesto autor de un delito de coacciones a su inquilino, al que puso en la calle y tiró sus cosas en un galpón. La Fiscalía pide 540 euros de multa. El juicio se celebró en el Juzgado de lo Penal número 3 de Vigo y el casero compareció por videoconferencia.

Formalizaron un contrato de alquiler en octubre del 2019 pero antes de concluir la primera anualidad, el arrendador envió un burofax, en agosto de 2020, para comunicarle al inquilino el vencimiento del contrato y su no renovación. En octubre, el inquilino no le entregó las llaves y discreparon sobre cuándo vencía el contrato.

Según la Fiscalía, por la tarde de ese mismo día, el acusado, para impedir el acceso del inquilino a la vivienda, cambió el bombín de las cerraduras de las puertas, la limpió y, supuestamente, arrojó sus pertenencias en un galpón, aunque no consta quién lo hizo.

El inquilino aseguró en el juicio que un día regresó a su casa a las dos de la madrugada y se encontró con unos «asaltantes» en su casa, lo que calificó como la «situación más rocambolesca de mi vida». «Sentí agobio porque invadieron mi vivienda, no sabía qué ocurría», aseguró. Se tuvo que mudar a un hotel.

El denunciante asegura que él tenía en su casa «siete mil euros ocultos en una caja de un reloj que me regaló mi madre y la encontré en el cobertizo, con el resto de mis propiedades. Me faltaban 3.100». Añadió que «apareció mi comida en el balcón» y «esparcida en charcos y el barro, tirada». También se quejó del deterioro de los muebles y de pérdida de leña almacenada.