Vecinos de Gondomar retienen a los ladrones de una ferretería que escapaban con motosierras

La dueña del negocio los persiguió en bata y zapatillas


gondomar / la voz

«De poco sirve que los cogiéramos si luego los dejan de nuevo en la calle». La reflexión de una mujer de Gondomar que el lunes ayudó a frustrar el robo en su ferretería la comparten también los otros vecinos de la zona que, según ha informado la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra, «rodeaban junto a la mujer y a su hermano el coche en el que se metieron los ladrones impidiéndoles la huida», cuando una patrulla llegó al lugar.

Pasaban pocos minutos de las siete y media de la mañana cuando la alarma de su negocio saltaba primero en el teléfono de su hermano, que de inmediato la advirtió. «Yo había escuchado antes algún golpe, pero nunca imaginé que pudiera estar pasando algo así ya que aquí en la zona viven muchas personas. Solo asocié cuando llamó por teléfono mi hermano, así que salí corriendo en pijama y zapatillas sin más tiempo que el de ponerme la bata», recuerda la víctima, que prefiere no dar su nombre pero sí su testimonio con el empeño de que los ladrones no queden libres.

«Yo vivo justo al lado de la ferretería y, en cuanto salí y mientras llamaba al 112, fui detrás del que escapaba en dirección a un coche que le estaba esperando con otro hombre dentro, aunque no se enfrentaron a mí para nada», asegura esta valiente vecina, que solo espera que no le pase esto a nadie más. Según indica también la Guardia Civil, los dos ladrones, vecinos de O Porriño y de 26 y 45 años, respectivamente, tienen un amplio historial delictivo, pues suman entre los dos 51 delitos.

Cuando la mujer llegó al lugar de los hechos, justo al lado de su casa, al ladrón que llevaba puesta una capucha y escapaba corriendo del local se le cayeron las dos motosierras que acababan de robar y dos cajetines de monedas. Al parecer, utilizaron la maza que la Guardia Civil localizó en el lugar para romper un ventanal y otro lo echaron abajo con una piedra.

4.000 euros en daños

El buen funcionamiento de la alarma y la rápida respuesta tanto de las víctimas como de la Policía Local y de la Guardia Civil posibilitaron que los ladrones no desaparecieran con el botín. Aún así, los daños materiales en el establecimiento de la parroquia de Vincios superan los 4.000 euros, ya que destrozaron las lunas para entrar. Todo está ya restablecido para que la ferretería pueda seguir trabajando, pero el mayor miedoque se sentía ayer en la zona era el de que dejaran a los ladrones libres en cuanto pasaran a disposición judicial. Es un situación similar a la que viven los empresarios del centro de Cangas, que sufren en las últimas semanas una media de un robo al día, o en A Guarda, con importantes daños materiales.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Vecinos de Gondomar retienen a los ladrones de una ferretería que escapaban con motosierras